Archivo

Escuelas y clubes que lucran pagarán ISR

07 febrero 2014 3:48 Última actualización 17 octubre 2013 5:32

[Tributarían en régimen general de personas morales / Édgar López / El Financiero]


 
Marcela Ojeda

De aprobarse los cambios a la Ley del Impuesto sobre la Renta propuesta por el Ejecutivo, a partir de 2014 los clubes deportivos y escuelas que son tratadas como “personas morales con fines no lucrativos”, empezarán a pagar el impuesto al ingreso.
 

“Las asociaciones o sociedades con fines deportivos que en la sey vigente se consideran como personas morales con fines no lucrativos han demostrado que persiguen un fin preponderantemente económico, lo que impide que sean consideradas personas morales con fines no lucrativos”, señala la iniciativa de reforma hacendaria.
 
Por esta razón se propone que reciban el tratamiento fiscal acorde a su verdadero objetivo y tributen conforme el régimen general de personas morales.
 

Hasta hoy, las asociaciones o sociedades deportivas y las instituciones privadas dedicadas a la enseñanza son catalogadas como no contribuyentes del ISR y se propone que a partir de 2014 sólo se les considere así cuando tengan o mantengan autorización del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para recibir donativos deducibles.
 

“Como ocurre con instituciones que juegan un papel social importante, sobre todo atendiendo requerimientos básicos de salud, vivienda y alimentación, entre otros”, expone la propuesta fiscal.
 

La evidencia ha demostrado que algunas asociaciones o sociedades civiles dedicadas a la enseñanza y a fines deportivos reciben cuantiosos ingresos derivados no sólo de las actividades relacionadas con su objeto social. “También los reciben de actividades que en estricto sentido no forman parte de su labor de enseñanza o impulso al deporte, como la venta de libros de texto, cuadernos, uniformes o actividades recreativas extraescolares, en el caso de las dedicadas a la enseñanza”.
 

En tanto, los clubes deportivos obtienen ingresos por la prestación de servicios de entrenamiento físico personalizado, entrenamientos privados, sauna, masajes, tratamientos de relajación y spa.
 

Además, se propone aplicar un tope máximo a la deducción por los donativos que se hagan a favor de la Federación y entidades federativas, a 4 por ciento de la utilidad fiscal o de los ingresos acumulables durante el ejercicio inmediato anterior. Tratándose de donatarias privadas, el límite deducible será de 7 por ciento.