Archivo

Es la SFP zombi y le asignan más presupuesto

06 febrero 2014 7:5 Última actualización 05 noviembre 2013 5:38

[A un año de haber sido desahuciada, el Congreso le inyectará 85.6 mdp más para su gasto en 2014. / Cuartoscuro] 


 
Víctor Chávez / Rivelino Rueda / Eduardo Ortega
 
 

Con un aumento de 85.6 millones de pesos en su presupuesto para 2014, la fantasmal Secretaría de la Función Pública continuará en el limbo aunque con más dinero, sin cabeza y sin operadores.
 
 
Sin secretario titular, sólo con un subsecretario como encargado del despacho desde hace un año –el titular de la Subsecretaría de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas, Julián Alfonso Olivas Ugalde–, la dependencia se mantendrá de nuevo en la incertidumbre, ya que en el Senado no hay acuerdos para la creación y aprobación de la nueva Comisión Nacional Anticorrupción, que propone el presidente Enrique Peña Nieto.
 
 
Aunque legisladores de las comisiones de Presupuesto y de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados lamentaron que “lo que queda de la Función Pública no es hoy un órgano que garantice una vigilancia del desempeño de los servidores”, confirmaron que a la dependencia se le asignará un presupuesto de mil 478 millones 429 mil 368 pesos para el 2014, cuando en 2013 tuvo un gasto de mil 392 millones 873 mil 28 pesos.
 
 
La diputada del PAN, Elizabeth Oswelia Yáñez Robles, de la Comisión Anticorrupción, quien fue subsecretaria durante el gobierno del presidente Felipe Calderón, precisamente del cargo que hoy se quedó al frente del despacho de la secretaría, añadió:
 
 
No hay personal, no hay las facultades para vigilar si no está el secretario, conforme a la norma federal, entonces ¿quién vigila y monitorea mientras las 130 mil licitaciones, con un costo de alrededor de 900 mil millones de pesos que se dan aproximadamente cada año?”.
 
 
Planteó también la diputada panista que “hoy la Secretaría no está funcionando en todas sus capacidades, tiene actividad, pero está y limitada y no tiene las facultades que la ley le otorga sólo al secretario”.
 
 
 
Existe y no
 

Al respecto, el diputado del PRD Carlos Reyes Gámiz, secretario de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción, afirmó que “la Función Pública existe pero no existe y los servidores públicos andan libres para hacer
 
 
Reiteró que, de hecho, la Secretaría de la Función Pública “nació muerta” y que fue “una reserva para los amigos y los pagos que el expresidente Felipe Caderón tuvo que realizar en su gestión, por lo que nunca quiso ni pudo luchar contra la corrupción”.
 
 
En septiembre de 2009 el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa envió una propuesta al Congreso para desaparecer las secretarias de Turismo, Reforma Agraria y Función Pública.
 
 
En 2012, una iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto consideró la desaparición de la Secretaría de la Función Pública, cuyas funciones serían asumidas por un organismo que aún no ha sido creado.