Archivo

Es cultural el problema de la transparencia en México

12 febrero 2014 5:3 Última actualización 07 abril 2013 10:28

[Cuartoscuro] INFORME ESPECIAL: Acabar con la desconfianza, uno de los grandes desafíos. 



Eduardo Ortega
 
El principal reto que enfrenta el país en materia de acceso a la información y transparencia gubernamental es de tipo cultural, porque en su mayoría los gobiernos no rinden cuentas a la sociedad, asevera Gerardo Laveaga Rendón, comisionado presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai).

En conversación con EL FINANCIERO, sostiene que es necesario convencer a las autoridades -y esto se va haciendo poco a poco- de que tienen que ser transparentes, porque no se concibe un gobierno democrático donde no hay rendición de cuentas.

"Siempre he dicho -y lo repito- que uno de los principales beneficiarios de la transparencia es el gobierno federal o los gobiernos locales y municipales, porque eso les da legitimidad", manifiesta.

Los secretos

Durante muchos años se pensaba que se valía tener guardados muchos secretos, particularmente en el sector público. Sin embargo, la tendencia internacional es que cada peso del erario tiene que explicarse y que la sociedad civil tiene que saber cómo se gastan los recursos.

"Desafortunadamente -lamenta- en muchos sectores todavía subsiste la impresión de que yo no tengo por qué informar cuánto gano, qué hago con el dinero público o qué compro o qué no compro.

"Esto es algo que genera desconfianza. Cuando los ciudadanos no saben en qué se gasta su dinero, en qué se usan sus impuestos, se genera una profunda insatisfacción", explica.

Asimetrías, la realidad

Un desafío para la transparencia también es la asimetría entre la Federación y los estados, ya que mientras la Federación está bajo el ojo permanente de los medios y está bajo controles internacionales, en muchas entidades federativas el área de transparencia depende absolutamente del gobernador.

Así, el mandatario estatal quita y pone a su gusto a los comisionados o a los encargados de los órganos de transparencia, porque cuando él piensa que están yéndose más allá de lo que deben, los quita y pone personas a modo: "Eso pasa en algunos gobiernos estatales, y no se diga en los municipales."

Secreto fiscal

Así, además de la falta de cultura y la asimetría que existe entre la Federación y los estados y municipios, otro rezago en materia de transparencia gubernamental en el país es que existen muchas leyes que tratan de cerrar la información, lo cual es urgente regular.

"Naturalmente que el secreto fiscal es fundamental. El secreto bancario es fundamental. Nadie tiene por qué saber cuánto tienes tú en tu cuenta de banco. Es un problema tuyo. Ni se tiene por qué saber tales o cuales operaciones.

"El problema del secreto fiscal es que es muy general y no está regulado. Toda materia de esta ley es secreto fiscal, dice el 69 del Código Fiscal. Yo creo que ese tipo de leyes tienen que ser reformadas, sobre todo, son de los grandes rezagos que advierto en el panorama", expone.

Laveaga sostiene que se requiere definir en qué caso sí se puede abrir y en qué caso no se puede abrir la información relacionada ya sea con el secreto fiscal o con el secreto bancario.

Agrega que lo importante es que no se diga "todo está cerrado", por lo que es necesario discutirlo con expertos en derecho fiscal, derecho bancario y derecho fiduciario, porque "me parece que es un abuso que todo esté cerrado, que todo sea secreto fiscal, y eso a la larga creo que daña", añade.