Archivo

En revisión, reglas de reservas para bancos

07 febrero 2014 5:53 Última actualización 12 agosto 2013 5:15

[Eladio Ortiz / El Financiero]


 
 
Jeanette Leyva Reus
 

La metodología para calcular las reservas preventivas de la cartera crediticia hipotecaria de vivienda de la banca comercial se encuentra en proceso de ajuste por parte de las autoridades hacendarias.
 
 

En la banca comercial, las reservas preventivas derivadas de los problemas de las principales desarrolladoras de vivienda sumaron más de 10,000 millones de pesos en el primer semestre del año.
 
 
Para la banca de desarrollo, significó una disminución en sus ganancias de 54.2% anual, el mayor descenso desde 2004, derivado de la creación de reservas por riesgos crediticios.
 
 
La semana pasada, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público envío a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) el anteproyecto de modificación de las “Disposiciones de carácter general aplicables a las instituciones de crédito”.
 
 
Esto, para incorporar un tratamiento que tiene como fin ajustar las reservas derivadas de la calificación de los créditos de la cartera hipotecaria de vivienda, que por tener características similares entre sí han sido seleccionados para integrar un portafolio de créditos, el cual se encuentra garantizado con un esquema de primeras pérdidas.
 
En el anteproyecto se contemplan los casos de la institución como beneficiaria del esquema de cobertura y la institución como proveedora de ese esquema.
 
 
Las autoridades explicaron que las disposiciones vigentes prevén que las instituciones deben contemplar las reservas preventivas para riesgos crediticios, lo que trae como resultado un gasto mayor en el estado de resultados de las instituciones, por lo que “no están fomentando totalmente la estabilidad y correcto funcionamiento de las instituciones de crédito”.
 
 

“Derivado de ello se plantea modificar la regulación en materia de calificación de cartera de créditos, a fin de ajustar la regulación aplicable a los requisitos que deberán reunir las instituciones de crédito para determinar sus reservas preventivas que habrán de constituir, cuando cuenten con créditos similares”.
 
 

Con este esquema, se propone que “las instituciones puedan llevar a cabo un procedimiento de calificación que permita la reducción de las reservas preventivas”.
 
 
Esto beneficia a los bancos, ya que se crearán reservas para créditos con características similares, portafolios, y no de forma individual, lo cual se traduce en un tratamiento para reducir las reservas preventivas, se explica en el anteproyecto enviado a la Cofemer.
 
 
Las modificaciones deberán ser aplicadas por los bancos tanto comerciales como de desarrollo que tienen créditos hipotecarios de vivienda; según se explica en el anteproyecto, de aprobarse por la Cofemer, entrarían en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
 
 
Estos cambios, aseguraron las autoridades, son consistentes con los recientemente hechos en la cartera crediticia comercial.