Archivo

En busca del amor, surgen sitios de citas grupales

06 febrero 2014 7:23 Última actualización 17 noviembre 2013 5:26

[Cada cita grupal tiene un costo de 20 dólares. / Tomada del Facebook oficial de The Dating Ring]  


 
© 2013 New York Times News Service
 
NUEVA YORK.- Una agradable noche de martes, media docena de jóvenes se reunieron a tomar unos tragos, como lo hacen ellos, en el bar HiFi de Nueva York.

Nicole Weiss, de 25 años, aspirante a ser cantautora, intérprete y actriz, que vive en Queens, le mostró una foto suya tomada con un teléfono inteligente cuando trabajaba como payasa en fiestas infantiles, a Matt Hunziker, un escritor e intérprete de comedia improvisada, de 28 años, que vive en Brooklyn, quien sacudía los puños con deleite evidente. Laura McDonald, de 25 años, actriz que viven en el distrito financiero, le dijo a Mike Greene, de 27 años, un arquitecto que vive en Brooklyn: “Me conocen bastante bien por mis impresiones de Kristen Stewart”.

Y Alex Blum, de 25 años, estudiante de derecho que vive en Manhattan, pagó una segunda ronda de bebidas y platicaba con Julie Sygiel, de 25, quien tiene una empresa emergente de lencería y vive en Manhattan, sobre el negocio de ferretería de su familia.

Hablando de sus universidades, empleos extraños y Zooey Deschanel, los seis parecían sorprendentemente cómodos, considerando que no se conocían de antes. Los había reunido Dating Ring, un servicio que propicia citas grupales.

“Las citas tradicionales en la red se llevan mucho tiempo”, señaló Lauren Kay, de 24 años, una fundadora de Dating Ring, cuyas oficinas centrales están en Brooklyn, y comenzó la primavera pasada. Su requisito es que los participantes potenciales se reúnan en las oficinas con Emma Tessler de 25 años para poder fijar fechas para una cita en grupos de tres hombres y tres mujeres solteros (y más reducidos, de cuatro, para gays, en respuesta a la retroalimentación, dijo Kay); cada cita tiene un costo de 20 dólares.

“Un grupo maximiza las posibilidades de que hagas buenas migas con alguien”, notó Kay. “Si no te atrae nadie, es una buena noche y lo intentas de nuevo”.
Dating Ring es una de varias empresas que parten de la idea de que conocer a personas en grupitos es más intuitivo, menos torpe y no está lleno de presiones, como cuando sólo son dos personas.

Ello se debe a que las citas en grupos son, simplemente, una versión de la vida nocturna en general, dijo Abel Acuña, de 25 años, un fundador de Martini, un servicio de citas grupales en Nueva York, París, Londres y Seúl, en Corea del Sur.

“Mis amigos salen en grupos”, notó. “Tiene sentido que los servicios repliquen lo que ven en la vida real”.

Parte del atractivo, dice los participantes, es que estos servicios hablan menos de arreglar romances y sólo prometen la oportunidad, con poca tensión, de salir un rato, ya sea que a uno le interese una amistad, establecer contactos o algo más.

Y aun si la noche es un fiasco, al menos, a veces, te vas con el estómago lleno: Dating in Groups en Washington, DC, y Grubwithus, en el barrio de Venice en Los Angeles, ofrecen citas en restaurantes.

Grouper, una compañía en SoHo, va más lejos, se publicita como club social, y, en cierto sentido, resta énfasis a las conexiones románticas. A cada usuario que se inscribe, lo que también cuesta 20 dólares, se lo empareja con otro; ambos participantes se comprometen a llevar a dos amigos a la cita.

“El desglose se parece al de un bar; la gran mayoría es soltera, pero es posible que haya compañeros de departamento o de trabajo que no lo son, pero están ahí como apoyo moral”, explicó el director ejecutivo de Grouper, Michael Wasman, de 26 años, quien dijo que conoció a su novia dos años antes en una cita de Grouper. “Hemos visto compromisos y relaciones serias en grupos de amistades que se fusionan”.

Mary Leigh Bliss, de 30 años, editora de tendencias en Ypulse, una firma de investigación orientada a la juventud, dijo que esas organizaciones tienen sentido para lo que se conoce como la generación del milenio.

“Son individuos orientados a los equipos que preferirían cultivar experiencias conjuntas que por cuenta propia”, notó. “Quieren estar cerca unos de otros en la vida real y tener experiencias que realmente sean de colaboración. Lo digital es el medio para un fin, que es el encuentro en persona”.

Algunas compañías de citas en línea más grandes y más tradicionales también están descubriendo el atractivo de los grupos.

“Nos emocionan menos los grupos reducidos y más los que son de 12 o más personas”, señaló Sam Yagan, de 36 años, un fundador de OKCupid.com y director ejecutivo de Match.com.

Match, el sitio de citas más grande del mundo, realiza actividades conocidas como Stir, en las que los usuarios se reúnen a tomar clases para aprender a preparar sushi o cómo ser un DJ. Estas actividades tienen dos ventajas, señaló Yagan.

“Es más probable que te diviertas aunque no haya una chispa romántica”, dijo. “Y está el contexto y algo en lo cual concentrarse todo el tiempo”.
Comentó que las citas grupales ofrecen atractivos distintos a los hombres y a las mujeres. “A las mujeres les gusta estar con otras mujeres”, notó Yagan. “A los hombres sólo les gusta el volumen”.

Aunque sólo sea para eso, las citas grupales ofrecen seguridad en los números, tanto físicos como mentales.

“Da a una mujer la capacidad para estar en un lugar público y tener a otras personas que podrían ‘salvarla’”, dijo Joel Simkhai de 37 años, el fundador y director ejecutivo de Grindr, una aplicación para que se conozcan gays. “Y un algo extra es combatir el estigma de salir con alguien” en una cita hecha en la red.

Una desventaja es la dificultad para lograr que un grupo grande de personas se comprometa a hacer algo. Karen Ram, de 30 años, fue con dos amigas a una cita de Grouper, pero, de último minuto, recibió un mensaje de texto de la compañía para informarle que habían cancelado sus contrapartes masculinas.

“Nos sentimos algo rechazadas y abandonadas”, expresó Ram, quien vive en Brooklyn y trabaja en marketing de medios sociales.

Dado que el énfasis de las citas grupales está en cuán bajo es el riesgo de las reuniones, sí induce a que haya cierta informalidad.

El grupo de seis se quedó en el bar hasta las 11 de la noche., hablando de todo, desde relaciones pasadas hasta Prozac. Para el día siguiente, Hunziker se había puesto en contacto con Weiss en Facebook y planearon salir unos días después.

“Conversamos un poco los dos y pareció que nos llevamos bien”, dijo Hunziker. “Y ella es divertida y bonita, y también es intérprete y música, así es que compartimos algunos intereses. Pareció una buena forma de tener una impresión inicial”.

Weiss dijo que le entusiasma pasar un rato sólo con él. “Entonces, se puede convertir en cualquier cosa que tenga que ser, ya sea algo casual o algo serio”, señaló.