Archivo

En breve, reglas contra las prácticas abusivas: Condusef

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 20 enero 2014 5:2

 [El presidente de la COndusef, Mario Di Costanzo, destacó que mejorar la operación de despachos de cobranza es una prioridad./ Braulio Tenorio]


 
 
Jeanette Leyva / José Sánchez
 

El Buró de Entidades Financieras, la eliminación de cláusulas abusivas y de las ventas atadas en los contratos de instituciones financieras, así como las medidas para mejorar la operación de los despachos de cobranza que utilizan los bancos estarán en marcha en el primer trimestre del año.
 
Dichos temas son considerados como sensibles para los usuarios de servicios financieros en México, por lo que serán los primeros que se ataquen para proteger a los clientes de las instituciones, afirmó Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).
 
En entrevista, el funcionario mostró a EL FINANCIERO lo que será el Buró de Entidades Financieras, que contendrá la información más sensible para los usuarios, como sanciones, principales productos reclamados, la calificación de sus contratos, así como las comisiones y tasas de interés que cobran las instituciones en sus principales productos.
 
En una primera etapa se tendrá un buró del sector bancario y asegurador, hasta completar las principales entidades del sector financiero que vigilan.
 
La reforma financiera también les permite definir lo que son las cláusulas abusivas, tema que en México no está regulado, por lo que han tomado como ejemplo la legislación europea y de otros países de América Latina.
 
A la fecha han detectado cuando menos 10 cláusulas de este tipo, que tienen los contratos de los principales bancos y Sofomes del país y que pueden definirse bajo este concepto: “Una cláusula abusiva te pone en desventaja frente a la institución, pero además esto puede traducirse en una afectación en tu patrimonio”, dijo Di Costanzo.
 

El funcionario detalló que existen algunas cláusulas que indican que las instituciones pueden cancelar un crédito si las condiciones económicas del país o eventos internacionales afectan.
 
En las Sofomes, ejemplificó, hay cláusulas que establecen que un crédito se debe pagar en cierto horario, de no hacerlo les cobran una comisión, disposición que debe desaparecer.
 
En el caso de los despacho de cobranza, el objetivo es hacer corresponsables a los bancos que los contratan, sobre su forma de operar en contra de los usuarios.
 
Un punto que incluirán es que los bancos deben ofrecer a los usuarios la lista de los despachos de cobranza que utilizan para que cuando llamen buscando a una persona sepan con que institución trabajan.
 

Si bien en la reforma se hicieron modificaciones para que las instituciones pueden hacer uso de la radicación de personas e inmovilización de bienes, sólo se puede hacer uso de estas medidas cuando hay un proceso judicial de por medio y los despachos de cobranza hacen procesos extrajudiciales, por lo que no pueden invocar estos conceptos.
 
“Estaremos pendientes de que no se quieran aprovechar de la desinformación de las personas para espantar a los deudores; aun cuando compren una cartera para cobrar y hagan uso de estos términos, deben ir ante un juez y no es un proceso inmediato”, dijo.