Archivo

En AL, 40% de empresas son informales: BID

07 febrero 2014 3:43 Última actualización 08 octubre 2013 11:27

[Las llamadas "microempresas" concentran el 81 por ciento de empleos informales en México. /Cuartoscuro] 


 
Notimex
 
El director del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto moreno, informó que en América Latina 40 por ciento de las empresas son de carácter informal, aunque generan alrededor de 60 por ciento del empleo.


En el caso de México y con base en las cifras más recientes del INEGI, las unidades económicas que ocupan de uno a cinco trabajadores, definidas como microempresas, concentran 81 de cada 100 empleos informales.


Moreno reiteró que las reformas estructurales que gestiona el gobierno de México ayudarían a formalizar las empresas y la fuerza de trabajo del país.


"Son las pequeñas empresas informales las que enganchan personal informal que no les dan todos los beneficios que merecen. Una de las cosas que nosotros celebramos es que el gobierno de México haya puesto en primer plano el tema de la productividad", argumentó el directivo.


En ese sentido, mencionó que la informalidad es un enorme peso en países como México o Colombia, donde en los útimos 20 años no se ha tenido un aumento en las cifras de productividad.
 
De acuerdo con el INEGI, la productividad laboral en México se redujo 0.2 por ciento anual durante el segundo trimestre de este año, mientras que un trimestre anterior cayó 0.3 por ciento, lo cual implica medio año de descensos.


La productividad por horas trabajadas del sector industrial, medida con el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía, registró una disminución de 3.5 por ciento anual, su mayor declive en más de cuatro años y además acumuló 12 meses seguidos a la baja.


En el marco del XVI Foro Interamericano de la Microempresa, celebrado en días previos, Moreno puntualizó que las empresas informales tienen mucha rotación de personal que no cuenta con capacitación, ni la empresa tiene la posibilidad de otorgársela.


Agregó que eso es un factor fundamental que influye negativamente en la productividad, por ello la importancia de crear políticas públicas que incentiven a las empresas, principalmente las pequeñas, a integrarse a la formalidad.