Archivo

Empresas podrían recibir petróleo y gas como pago

06 febrero 2014 7:20 Última actualización 09 diciembre 2013 5:3

 [Los hidrocarburos son de los mexicanos cuando están en el subsuelo; una vez que estos estén afuera, serán de las empresas, señalan. / Bloomberg] 


 
Sergio Meana
 
 
La iniciativa privada podría participar en el sector de hidrocarburos mexicano mediante contratos de servicios, contratos de utilidad compartida, contratos de producción compartida, así como licencias, de ser aprobado el dictamen de reforma energética que se terminará de discutir este lunes en el Senado de la República.
 
 
Ante este escenario, las empresas petroleras privadas que quieran acceder a un contrato con México podrían incorporar los posibles recursos que recibirán en su contabilidad, incluyendo barriles de petróleo.
 
 
En dicho documento se especifica que los contratos de servicios que ya se permiten actualmente tienen como signo característico que es un pago exclusivamente en efectivo, sin que pueda comprometerse un porcentaje de la producción ni de la utilidad obtenida.
 
 
En cambio, en los contratos de utilidad compartida se compromete un porcentaje de la monetización de la producción como retribución.
 
 
En el caso de los contratos de producción compartida los ingresos que quedan después de haber cubierto los costos del proyecto se dividen entre el Estado y la empresa contratista en los porcentajes que se hayan pactado con antelación.
 
 
Cuando se trate de licencias, el Estado pagaría como contraprestación a sus empresas productivas o a los particulares la transmisión onerosa de la propiedad de los hidrocarburos, una vez que hayan sido extraídos del subsuelo.
 
 
El párrafo que permitiría dicho cambio es una modificación al Artículo 27 constitucional, el cual según el dictamen permitiría a la nación “llevar a cabo las actividades de exploración y extracción mediante asignaciones a empresas productivas del Estado o a través de contratos con éstas o con particulares”.
 
 
Para analistas consultados por EL FINANCIERO, el párrafo que genera confusión es el que establece que “no constituirán monopolios las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en las siguientes áreas estratégicas: correos, telégrafos y radiotelegrafía; exploración y extracción del petróleo y de los demás hidrocarburos”.
 
 
En este sentido, George Baker, director del sitio energía.com, dijo que es necesario que se establezcan explicaciones en torno de que los hidrocarburos “pertenecen” a todos los mexicanos - como insiste el dictamen - pero sólo cuando se encuentran en el subsuelo, ya que una vez afuera serán de las empresas.
 
 
 
Fondo petrolero
 
 
El documento destaca también la creación del fondo petrolero, mecanismo por el que la renta petrolera llegaría a los mexicanos. Sin embargo, el camino es largo y pasa por distintas instancias.
 
 
Esto porque los ingresos que se reciben por cualquier tipo de contrato se destinarán primero al pago de los contratistas.
 
 
Una vez que se tengan los ingresos netos del Estado por contratos, estos recursos terminarían en fondos de estabilización y destinos específicos, en un porcentaje fijo del Producto Interno Bruto (PIB).
 
 
Los recursos serían etiquetados para hacer frente a compromisos de jubilaciones no identificados, así como a becas educativas.