Archivo

Empresas impulsan cartera vencida de banca de desarrollo

06 febrero 2014 6:59 Última actualización 08 noviembre 2013 5:55

[Desaceleración económica, responsable del alza. / Bloomberg] 


 
Angélica Hernández
 
 
Al cierre de septiembre pasado, la cartera vencida de la banca de desarrollo con el sector privado tuvo un incremento de 207 por ciento, de acuerdo a datos del Banco de México (Banxico), lo cual repercutió en la cartera vencida total que presentó un incremento de 81 por ciento en septiembre respecto al mismo mes del año pasado.
 
 
En términos absolutos, el portafolio en morosidad empresarial pasó de mil 28 millones de pesos en el noveno mes del 2012 a 3 mil 438 millones de pesos en el mismo periodo de 2013.
 
 
“(El alza en la morosidad) viene relacionada con el ciclo de desaceleración económica que se ha visto en el país y que ha afectado a las empresas, porque es el sector donde más se ha reflejado los índices de cartera vencida, siendo  un efecto directo por la situación que atraviesan las compañias constructoras o exportadoras”, dijo en entrevista Santiago Candiani, director de instituciones financieras de la calificadora Standard & Poors.
 
 
Sin embargo, el analista señaló que los índices de morosidad de las entidades de la banca de desarrollo muestran niveles bajos.
 
 
Según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, (CNBV), el índice de cartera vencida a total en el sector, alcanzó en septiembre 1.39 por ciento, lo que significa un alza de 0.52 puntos porcentuales en doce meses y 0.27 puntos respecto al reportado en junio pasado.
 
 
“Es decir el total de la cartera insana de Nafin es de 1.5, de Banobras es 0.2 y de Bancomext es 1.0 por ciento. Lo importante es considerar que si bien hay un incremento es todavía a niveles relativamente bajos”, explicó.
 
 
Sin embargo el índice de morosidad informado en el reporte trimestral de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), apuntó que las carteras en retraso de pago del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), Banco Nacional del Ejército Fuerza Aérea y Armada (Banjército), Nacional Financiera (Nafin) y Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) fueron las que más contribuyeron al aumento.
 
 
La morosidad en Nafin en septiembre del año pasado fue equivalente al 0.15 por ciento de su cartera total y para el mismo mes de este año se ubicó en 1.56 por ciento.
Miguel Ángel Ochoa, director general adjunto de crédito de Bancomext, explicó que del total de su cartera vencida solamente tienen dos casos con problemas que representan alrededor del 60 por ciento de la cartera y corresponden al sector construcción y juguetero.
 
 
En tanto hay otros seis casos que están en lo que la CNBV llama pago sostenido, “no nos han dejado de pagar y llegamos a un acuerdo, pero los tenemos que mantener en la cartera vencida durante seis meses por normas de la Comisión”.
 
 
En el caso de la SHF, el alza en la mora  obedeció a la quiebra de las Sofoles, pues muchas de las daciones que se recogen como garantías son precisamente de éstas figuras, además de los impagos que han presentado algunas empresas del sector construcción por concepto de créditos puente.
 
 
Así su cartera vencida en el rubro comercial presentó una variación porcentual de 22.50 en septiembre respecto al mismo mes del año pasado.
 
 
En este sentido, la SHF trabaja en crear estrategias que le permitan disminuir los niveles de cartera vencida que al cierre de septiembre pasado llegaron a 10.59 por ciento de su portafolio total.
 
 
En Banjército no manejan cartera comercial pero su portafolio vencido también presentó un incremento de 150 por ciento respecto al pasar de 60 millones de pesos a 150 millones de pesos en créditos no pagados, esto principalmente por créditos al sector vivienda.
 
 
“Del total de la cartera vencida (150 mdp), 30 por ciento es recuperable al 100 por ciento porque en las Fuerzas Armadas el trámite de retiro de los militares tarda aproximadamente cuatro meses, como la cartera del banco se recupera vía nómina, existe ese mismo periodo en que se dejan de cubrir los créditos pero por cuestiones administrativas”, dijo Enrique Álvarez, director general adjunto de finanzas de Banjército.
 
 
El resto, explicó, se trata de créditos que fueron otorgados a militares o navales que se dieron de baja del ejército.