Archivo

Empresas ganadoras y perdedoras en la BMV durante 2013

06 febrero 2014 7:6 Última actualización 30 diciembre 2013 11:29

[La acción ganadora en 2013 fue la de Gruma, con un aumento de precio de 149 por ciento. / Cuartoscuro / Archivo] 


 

Esteban Rojas H.
 

Las empresas inscritas en la Bolsa Mexicana de Valores escenificaron uno de los comportamientos más polarizados en el 2013, con un abismo entre la de mejor rendimiento y la que presentó la peor caída.

Las emisoras del sector alimentos encabezaron la lista de ganadoras mientras que entre las grandes perdedoras estuvieron las integrantes del sector minero y el químico.

El 2013 fue el año de las empresas con menor participación relativa dentro de la Muestra del Índice de Precios y Cotizaciones (IPyC), en tanto que, en lo general, las de mayor peso mostraron un pobre desempeño.

De acuerdo con información de Bloomberg, la empresa que ocupó el lugar número uno entre las de mejor rendimiento fue Gruma, el principal productora de harina de maíz, con 149.78 por ciento de aumento en su precio en el presente año.

Dentro de las empresas de mejor desempeño también estuvieron Pinfra (construcción), con 80.41 por ciento de incremento acumulado en el año en su precio, seguido de Alsea (restaurantes), con 56.21 por ciento, y Alfa (conglomerado), con 37.95 por ciento. Dentro del club de las cinco emisoras con mejor comportamiento se logró colar una del sector financiero, Compartamos, con un aumento de precio de 34.19 por ciento.

En la otra cara de la moneda, del lado de las cinco grandes perdedoras en el 2013 estuvo Peñoles (sector minero), con un desplome de 50.10 por ciento, seguida de una del sector químico, Mexichem, con 22.92 por ciento.

Entre las emisoras que no tuvieron un buen año, se sumaron Walmex (comercio de autoservicio), con 19.30; Elektra (comercio especializado), con 17.76 por ciento, y KOF(bebidas), con 17.28 por ciento.

Entre las empresas de peso pesado integrantes de la muestra del IPC, el precio de la número uno, América Móvil (telefonía móvil), presentó un pobre desempeño al subir solamente 1.23 por ciento, en tanto que la segunda con mayor influencia, Femsa (bebidas), bajó 1.42 por ciento.

Las empresas en lo general tuvieron que luchar contra con débil desempeño del mercado interno, seguido por una lenta evolución del sector exportador producto del bajo dinamismo de la economía estadounidense.

En tanto que las condiciones financieras fueron mixtas, el tipo de cambio no les ayudó, mientras que los costos de financiamiento les fueron favorables, producto de las bajas tasas de interés dominantes.

Entre las perdedoras se puede encontrar las ligadas a la exportación de commodities, como los metales precios.