Archivo

¡El tamaño sí importa! Y lo pequeño es la apuesta

06 febrero 2014 6:51 Última actualización 23 noviembre 2013 5:0

[El s660 de Honda es el primer miniauto de la marca desde 1996. / Bloomberg ]


Bloomberg

Las automotrices japonesas apuestan a que lo pequeño será un gran éxito.

En el Salón del Automóvil de Tokio que se inaugura esta semana, Honda Motor Co. presenta el convertible biplaza S660, su primer miniauto deportivo desde 1996. Daihatsu Motor Co. tiene un modelo rival con paneles que pueden cambiarse como la carcasa de un iPhone. Más de un tercio de los debuts de la muestra son minivehículos, por encima del 14 por ciento de 2011.

Los fabricantes le están dando nueva vida al auto “kei”, como se los denomina en japonés, para dejar atrás su imagen de vehículos utilitarios cuadrados conducidos por pueblerinos y gente mayor y atraer a compradores al nuevo sector exitoso del tercer mercado automotor del mundo.

“Antes se burlaban de quienes manejaban un miniauto”, dijo Takeshi Miyao, analista automotor de Carnorama Japan en Tokio. “Ahora, hasta los que conducen sedanes les están prestando atención”.

Identificados por sus chapas patentes amarillas, los autos kei originalmente se crearon como medios de transporte baratos cuando el país se industrializaba después de la Segunda Guerra Mundial. Los típicos miniautos de hoy son angostos y cuadrados, con un motor no mayor de 0.66 litros. Alrededor de dos tercios de los conductores son mujeres y un tercio tiene más de 60 años, según la Asociación de Minivehículos de Japón.

Aunque los autos pequeños son populares en otros países, por ejemplo el Hillman Imp de Gran Bretaña o el Fiat 500 de Italia, no se acercan a Japón, donde los minivehículos representaron el 39 por ciento de los autos nuevos vendidos en los primeros diez meses de este año. La firma de investigación IHS Automotive dice que no ve indicios de que la cuota de mercado se esté modificando.

Destacarse

Las ventas de autos kei treparon 3.4 por ciento este año, frente a una caída de 6.8 por ciento en el caso de los vehículos de pasajeros más grandes, muestran los datos de la asociación del sector.

Las automotrices competirán por clientes como la oficinista Ritsuko Yamasaki, que posee un Daihatsu Tanto de 1.2 millón de yenes (12 mil dólares) pero que quiere un auto que se destaque de los que manejan sus vecinos de la prefectura de Okayama, 730 kilómetros al sudoeste de Tokio.

“Ahora todos los miniautos se parecen y no son lindos ni tienen onda”, señaló Yamasaki, de 50 años, que compró su Tanto hace dos años. “Mi próximo miniauto debería ser espacioso, diferenciarse de un vehículo de reparto y ser algo de lo que podamos estar orgullosos”.

La oferta de Suzuki Motor Corp. es un crossover curvilíneo que parece un SUV. Nissan Motor Co. exhibe la furgoneta Dayz Roox, el segundo miniauto desarrollado con Mitsubishi Motors Corp. después de su debut en el mercado meses atrás.

Las automotrices presentarán un total de 157 modelos en la exposición de este año, de los cuales 76 saldrán a la venta en todo el mundo y 81 estarán destinados al mercado nacional. Será el despliegue de modelos nuevos más grande desde 2007, antes de que se desataran la crisis financiera mundial y los desastres naturales en Japón, según los organizadores.

El Salón del Automóvil de Tokio estará abierto al público del 23 de noviembre al 1 de diciembre en el centro de exposiciones Big Sight del barrio de Odaiba en Tokio.