Archivo

El Senado de EU, cerca de un acuerdo

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 15 octubre 2013 5:2

 [Barack Obama, en el comedor Martha´s Table / Reuters]


 

WASHINGTON, DC.–– El Senado de Estados Unidos se acercó ayer a un acuerdo sobre la deuda pública y el financiamiento del gobierno federal, a sólo dos días del vencimiento de sus compromisos y con el tiempo encima, mientras que el presidente Barack Obama lanzó otro llamado de alerta, al advertir que un default tendría un duro impacto en la economía.
 

Con las negociaciones en curso por la noche, Harry Reid, líder de la mayoría demócrata de la Cámara alta, y Mitch McConnell, su par en la minoría republicana, coincidieron en que avanzaron hacia un acuerdo, que extendería el límite de la deuda al 7 de febrero, financiaría a la administración hasta el 15 de enero y llamaría a los dos partidos a decidir, a más tardar el 13 de diciembre, un plan a largo plazo sobre los impuestos y el gasto.
 

Según The New York Times, es casi un hecho que los republicanos no lograrán eliminar el impuesto al instrumental médico que financiará en parte la reforma del sistema médico de Obama, pero aplazarán un año la entrada en vigor de otro tributo paralelo, por reaseguramiento, que las empresas deberán pagar. También se mantendrían en vigor los recortes al gasto federal que comenzaron en marzo, si bien las agencias oficiales tendrán más facilidades para aligerar su impacto. Cualquier convenio todavía requerirá la aprobación de la Cámara de Representantes, donde la fracción republicana del Tea Party podría oponerse, lo que implicaría el riesgo de alargar las pláticas más allá del jueves.
 

Al tiempo que proseguían las conversaciones, Obama canceló la reunión que tendría con legisladores. En Martha’s Table, un banco de comida aquí, el mandatario afirmó que “sí los republicanos no están dispuestos a apartar sus preocupaciones partidistas, con objeto de hacer lo que es correcto, tenemos una buena posibilidad de caer en moratoria y la moratoria podría tener un efecto potencialmente devastador en la economía”. Por la mañana, asentó que “no pagaremos un rescate por la reapertura del gobierno y el aumento del techo de la deuda”. Un sondeo de The Washington Post/ABC indicó que 74 por ciento de los norteamericanos reprueba la táctica de los republicanos, y sólo 25 por ciento cree, como argumentan, que se exagera el tema de la deuda.
 
Agencias.