Archivo

El peso se tiñe de rojo al inicio de 2014; dólar en $13.15

01 febrero 2014 3:14 Última actualización 02 enero 2014 13:47

[El peso completó su sexta sesión en terreno negativo. / Arturo Monroy]  


  
Esteban Rojas H
 
 
En el arranque del año predominó la aversión al riesgo, la cual estuvo acompañada todavía con un bajo volumen. El dólar se fortaleció en el plano internacional, lo que empujó al peso a hilar su sexta baja consecutiva.
 
 
El dólar, con liquidación a 48 horas, cerró este jueves en 13.159 unidades a la venta, lo que implicó para el peso un retroceso de 6.90 centavos, equivalente a 0.53 por ciento. La moneda nacional completó su sexta sesión en terreno negativo, acumulando un baja de 1.36 por ciento. El peso ha llegado a su peor momento desde el pasado 2 de diciembre.
 
 
Mientras tanto, en el plano internacional predominó la cautela. Esta situación se reflejó, por un lado, en la venta de activos de mayor riesgo como las acciones y, por otro, en la búsqueda de refugio en instrumentos como los bonos del tesoro norteamericano.
 
 
Los datos económicos reportados en los Estados Unidos, como los provenientes del sector manufacturero, las solicitudes por seguro de desempleo y los gastos en construcción, le dieron apoyo al dólar, divisa que inició el año con el pie derecho al ganar 0.42 por ciento, frente a una canasta de seis divisas.
 
 
Adicionalmente, la mayor demanda de dólares se reforzó ante la posibilidad de que las cifras económicas reportadas puedan dar argumento a la Reserva Federal para acelerar el retiro de su estímulo monetario.
 
 
En el caso de México, la debilidad de la moneda nacional, hasta el momento, no ha puesto a prueba ningún parámetro clave, desde el punto de vista del análisis técnico. La resistencia se encuentra en 13.29  y el soporte en 12.82 unidades a la venta, en el mercado de mayoreo.
 
 
En lo interno, destacó el estancamiento de los ingresos por concepto de remesas familiares. Durante el pasado noviembre, este tipo de recursos se incrementaron marginalmente 0.1 por ciento a tasa anual, al ascender a  mil 694 millones de dólares.
 
 
El mayor dinamismo esperado para la principal economía del mundo permite pronosticar que las remesas familiares a México tendrán un mejor comportamiento en los próximos meses.