Archivo

El peso pierde 0.69%; dólar sube a $13.2075

06 febrero 2014 7:6 Última actualización 02 diciembre 2013 13:29

[El peso mexicano retrocedió 9 centavos frente al dólar, lo que representa su nivel más bajo desde el 12 de noviembre. / Bloomberg]  


 
 
Esteban Rojas H
 
 
El fantasma de un cambio en la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) mantuvo alejados a los participantes de algunos activos de mayor riesgo, lo que influyó para que el peso tuviera un frío inicio de semana.
 
 
En operaciones de mayoreo, el dólar cerró el lunes en 13.2075 unidades a la venta, lo que significó su nivel más alto desde el pasado 12 de noviembre. En el día, el peso retrocedió de 9 centavos, semejante a 0.69 por ciento.
 
 
El detonante de las ventas contra el peso fueron los datos económicos fuertes dados a conocer en los Estados Unidos, como es el avance de la actividad manufacturera y del gasto en construcción, lo que generó mayores temores en torno al desmantelamiento de algunos apoyos por parte de la Fed.
 
 
En lo interno, las expectativas para el tipo de cambio del peso con el dólar se siguen deteriorando.
 
 
De acuerdo con la encuesta levantada por el Banco de México entre especialistas del sector privado, correspondiente al pasado noviembre, para el presente año se estima un cierre para el tipo de cambio de 12.90 pesos, por arriba de los 12.79 anteriores. En tanto que para el 2014, se proyecta que quedará en 12.74 unidades, también superior a 12.59 considerado en la encuesta anterior.
 
 
Habría que destacar que las estimaciones tanto para el presente año como para el 2014, todavía se encuentran por debajo de la cotización actual de mercado del tipo de cambio del peso con el dólar. Esto se podría interpretar como un signo de confianza en que las reformas estructurales aprobadas y las que se están discutiendo en el Congreso, lograrán mejorar la expectativa económica de México.
 
 
Otro ángulo de interpretación se puede derivar en que la elevación de las estimaciones del sector privado para el tipo de cambio pueden estar reflejando la preocupación por la cada vez más cercana posibilidad de que la Fed pueda estar cerca de restringir la liquidez, al comprar menos bonos.
 
 
En otro frente, el Banco de México informó que los ingresos por remesas ascendieron mil 853 millones de dólares en el pasado octubre, lo que representó un avance a tasa anual de 4.6 por ciento. Este comportamiento positivo se extiende por tercer mes consecutivo, aunque no ha logrado evitar que el balance anual sea todavía negativo.
 
 
Dentro de un contexto de una posible modificación en los flujos de capital extranjero, constituye es una buena señal la noticia de que las fuentes de divisas del país siguen un proceso de recuperación.