Archivo

El peso inicia semana con pocos cambios; dólar en $13.1023

07 febrero 2014 3:45 Última actualización 07 octubre 2013 14:14

 [El peso ignoró la debilidad del dólar en el mercado internacional / Arturo Monroy] 


 
 
Esteban Rojas H.
 
 
 
En el arranque de la semana, los participantes de los mercados no volvieron a contar con información económica relevante que le pudiera dar una dirección más definida a variables como el peso. La atención siguió centrada en el estancamiento de las negociaciones presupuestales en los Estados Unidos.
 
 
De acuerdo con información publicada por el Banco de México, el dólar cerró el lunes en 13.116 unidades a la venta, lo que representó para el peso un marginal retroceso de 3.60 centavos, semejante a 0.28 por ciento.
 

La moneda nacional ignoró la debilidad del dólar en el mercado internacional. El billete verde perdió 0.12 por ciento, frente a una canasta de seis divisas referenciales.
 

El comportamiento del peso observado el lunes se puede considerar defensivo, si se compara con la magnitud de caída observada en otros activos de riesgo como las acciones.
 

Desde el punto de vista del análisis técnico, el tipo de cambio del peso con el dólar presenta una resistencia y un soporte intermedios ubicados en 13.35 y 13.06 pesos.
 

Los parámetros intermedios podrían fácilmente ponerse aprueba, sobre todo en caso de un incremento de la volatilidad derivada de una extensión de las negociaciones tendientes a poner fin a la parálisis parcial del gobierno norteamericano y las conducentes para elevar el techo de la deuda.
 

En el plano internacional, el dólar se mantuvo cerca de mínimos de ocho meses contra una canasta de monedas.
 

Los participantes incrementaron en mayor medida sus posiciones en divisas consideradas como refugio, como el yen y el franco suizo.
 

En tanto que el euro acortaba la distancia de la barrera psicológica ubicada en 1.36 unidades. La libra esterlina también avanzaba y se consolidaba por arriba de 1.60 dólares.
 

La debilidad del billete verde puede ayudar a compensar en parte el efecto negativo que sobre la marcha de la economía puede estar teniendo la parálisis presupuestal en los Estados Unidos. Es decir, que la posible afectación en su mercado interno puede ser contrarrestada, en alguna medida, por una mayor competitividad de su sector exportador.
 

En México fue una buena noticia para el peso el hecho de que las exportaciones de vehículos crecieran 11.7 por ciento en septiembre, lo que refuerza su papel como el sector más dinámico dentro del comercio exterior.
 

El comportamiento de las ventas provenientes del sector automotriz contrasta con la debilidad de otras manufacturas, que constituyen la mayor parte de las exportaciones.