Archivo

El peso gana 4.0 % en tres semanas, dólar en 12.85

10 febrero 2014 4:37 Última actualización 20 septiembre 2013 14:18

[El peso volvió a ubicarse en terreno positivo en lo que va del año/Bloomberg] 


Esteban Rojas H
 
El viernes se registró una toma de utilidades en el mercado cambiario nacional inducida por renovadas preocupaciones por un ajuste en la política monetaria de los Estados Unidos, aunque esto no logró evitar que el peso acumulara una ganancia en la semana de 1.39 por ciento.
 

El dólar, con liquidación a 48 horas, cerró en 12.855 unidades a la venta, lo que significó un retroceso para el peso de 12.35 centavos, semejante a 0.97 por ciento.
 
El avance acumulado de 1.39 por ciento por el peso en una semana corta, por el feriado del Día de la Independencia del pasado lunes, fue inducido por el compás de espera anunciado por la Fed.
 
A partir del pasado miércoles, una vez que se conoció la decisión de la Fed, el peso volvió a ubicarse en terreno positivo en lo que va del año, para acumular al cierre del viernes un marginal incremento de 0.12 por ciento en el 2013.
 
Al cierre de la semana, los participantes del mercado nacional tuvieron como pretexto para una toma de utilidades las declaraciones del presidente del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, en el sentido de que era posible un cambio en la política monetaria en la reunión de octubre de la Fed, aunque lo condicionó a que los datos muestren una mayor fortaleza de la economía.
 
En lo interno, sobresalió el hecho de que en la minutas de política monetaria, publicadas por el Banco de México, destacó la división entre los miembro de la junta en torno a la decisión de bajar la tasa de referencia el pasado 6 de septiembre.
 
Las visiones encontradas a cerca de la política monetaria podrían dificultar una nueva flexibilización de la política monetaria, a lo que se suma la posibilidad de que la Fed pueda anunciar algún viraje en su comportamiento en la reunión de octubre.
 
Es importante que Banxico pueda contar con cierto margen de maniobra para una nueva reducción en su tasa de referencia para apoyar a la actividad económica y contribuir a evitar una excesiva fortaleza del peso.
 
La necesidad de una mayor flexibilización de la política monetaria por parte de Banxico crecería, desde el punto de vista de los factores internos, en caso de que el tipo de cambio rompa con fuerza a la baja la barrera de los 12.50 unidades.
 
Un peso demasiado fuerte, pude convertirse en un lastre para el sector exportador, sobre todo en momentos en que la economía norteamericana presenta todavía una lenta recuperación.