Archivo

El peso gana en la semana de 2.03%; dólar en 12.8295

07 febrero 2014 5:58 Última actualización 12 julio 2013 13:49

[Arturo Monroy] 


Esteban Rojas H
 
Los participantes del mercado cambiario nacional se mostraron más cautelosos, aunque en la semana el balance fue positivo. En lo interno, sobresalió la preocupación de Banxico por el crecimiento económico y el reporte débil en materia de producción industrial. Ambos factores no favorecen la existencia de un peso excesivamente fuerte.

En operaciones de mayoreo, el dólar cerró el viernes en 12.8295 unidades a la venta, lo que implicó un marginal retroceso con respecto a los 12.82 de la sesión anterior.

En la semana, la moneda nacional acumuló un avance de 2.03%, mostrando todavía un comportamiento con altibajos.

Desde el punto de vista del análisis técnico, lo relevante es que el tipo de cambio está confirmando la ruptura de un soporte de 12.84 unidades, quedando ahora el siguiente en 12.60 pesos, en tanto que la resistencia se encuentra en 13.16 unidades.

Sin embargo, el camino del peso presenta varios obstáculos. El primero se relaciona con una expectativa de bajo crecimiento económico, lo que fue confirmado en el comunicado de política monetaria del Banco de México. En segundo, destaca la noticia del pobre desempeño de la producción industrial, al subir un anémico 0.5% en el pasado mayo.

La actividad manufacturera, más ligada al sector exportador, presentó un mejor desempeño al subir un 2.2% en mayo, aunque por debajo del 4.8 que presentaba en el mismo periodo del 2012.

A inicios de la próxima semana, podría regresar la volatilidad a los mercados, dependiendo de las cifras económicas que se den a conocer en China y del dato de ventas minoristas en los Estados Unidos.

El viernes, los mercados se mostraron cautelosos por la publicación en los Estados Unidos de cifras económicas débiles.

La confianza del consumidor bajó a 83.9 en julio desde 84.1 del mes anterior, como resultado de un deterioro en las expectativas sobre la recuperación económica.
 
Por su parte, los precios al productor subieron 0.8% más de lo esperado en junio, lo que constituye un elemento que puede empujar a la Fed a reducir sus estímulos monetarios.

La mejor condición de la economía estadounidense con respecto a sus similares de Europa y de Japón, aunado a que la Fed puede ser el primer banco central importante en cambiar su política monetaria expansiva, siguen manteniendo una perspectiva alcista para el billete verde en el mediano plazo, no descartando periodos de elevada volatilidad.