Archivo

El peso cerca de mínimos de más de un año, dólar en 13.401

07 febrero 2014 3:42 Última actualización 05 septiembre 2013 13:51

 [El peso retrocedió 8.70 centavos/Bloomberg] 


Esteban Rojas H
 
El entorno internacional no le fue favorable al peso. Datos económicos dados a conocer en los Estados Unidos, empujaron al alza a los rendimientos de los bonos del tesoro norteamericano y al dólar, lo que parece ser un adelanto de un inminete freno a la política monetaria expansiva de la Reserva Federal.

El jueves, en operaciones de mayoreo, el dólar cerró en 13.401 unidades a la venta, de acuerdo a cifras publicadas por el Banco de México. En el día, el peso retrocedió 8.70 centavos, semejante a 0.65 por ciento.

La moneda nacional no pudo escapar a la tendencia dominante de un fortalecimiento del dólar en el plano internacional. El billete verde ganó 0.54 por ciento frente a una canasta de seis divisas.

Los datos económicos reportados en los Estados Unidos fueron mixtos, aunque prevaleció un cierto sesgo positivo. Las solicitudes por seguro de desempleo y el dato del ISM de los servicios, mostraron que la recuperación económica sigue en marcha.

La noticia de una mejoría en la economía del principal socio comercial de nuestro país es buena para la generación de divisas pero, en estos momentos, el temor a un apretón en la política monetaria de la Fed tiene un mayor significado en la toma de decisiones.

El aumento en la aversión al riesgo se reflejó también en un alza en el rendimiento del bono norteamericano a 10 años, el cual se acercó a la barrera de 3.0 por ciento, lo que no se veía desde finales de julio del 2011.

Las mayores tasas en el exterior afectaron negativamente al peso, además de reducir significativamente la posibilidad de que el Banco de México pueda bajar, en su reunión del viernes, su tasa de referencia ubicada actualmente en 4.0 por ciento.

Por el contrario, las condiciones internas, caracterizadas por una inflación bajo control y un pobre desempeño de la economía, ameritarían una política monetaria más flexible por parte de Banxico.

Todo parce señalar que en la decisión del instituto central pesará más los factores externo que los internos, aunque no se debería descartar una sorpresa.

Un entorno internacional dominado por una tendencia alcista en las tasas de interés y la posibilidad de un apretón en la política monetaria por parte de la Fed, pueden inclinar la balanza para que el Banco de México no se arriesgue a bajar su tasa de interés interbancaria, ante la posibilidad de propiciar una salida de capitales, sobre todo de los invertidos en valores gubernamentales.

De profundizarse una baja en la tenencia de valores de deuda por parte de los extranjeros, el peso se podría debilitar al romper al alza la línea de resistencia del tipo de cambio ubicada en 13.47 unidades.