Archivo

El otro futbol también se beneficiará del Mundial

06 febrero 2014 6:55 Última actualización 25 diciembre 2013 5:10

[El estadio de Cuiabá también albergará a los fanáticos del futbol americano tras el Mundial. / Tomado de Youtube] 


 
Reuters
 
 
CUIABÁ, Brasil.- En el corazón de todo debate sobre los eventos deportivos modernos está el legado, y uno de los posibles beneficiarios del Mundial del año que viene será el futbol americano en Brasil.
 

Del mismo modo que las 12 ciudades sede mundialistas disfrutarán de mejores sistemas de transporte, aeropuertos y estadios nuevos, el equipo de futbol americano Cuiabá Arsenal espera compartir el legado dejado a su ciudad por otro deporte.
 

Paulo César, un abogado de 32 años, no podría estar más feliz.
 

Mientras la mayoría de los niños brasileños crecen soñando con emular a Pelé o Ronaldo y ganar el Mundial de futbol, los héroes deportivos de Paulo César jugaban con una pelota con forma diferente y anotaban touchdowns en vez de goles.
 

Ahora su equipo puede beneficiarse de la Copa del Mundo cuando cambie su modesto estadio por el recinto mundialista de Cuiabá, el Arena Pantanal.
 

Aunque su equipo lleva el nombre de uno de los clubes de futbol más famosos del mundo, no tiene ningún vínculo con el Arsenal que actualmente lidera la Liga Premier inglesa.
 

"No, no tenemos nada que ver con ellos, de hecho yo nunca había escuchado nada sobre ellos al principio", dijo César en la obra de construcción del Arena Pantanal.
 
 
"Nuestro club fue bautizado por un fuerte construido en Cuiabá para contener el arsenal de armas para defender a la ciudad durante la guerra entre Brasil y Paraguay en la década de 1860 y que todavía sigue en pie", explicó.
 

Al igual que su tocayo europeo, uno de los clubes más exitosos del futbol inglés, Cuiabá Arsenal ha disfrutado de muchos éxitos en su considerablemente corta existencia.
 

Fundado en 2006, el equipo fue dos veces campeón nacional de Brasil, en el 2010 y el 2012. Seis de sus jugadores han llegado a jugar futbol americano a nivel universitario en Estados Unidos y regularmente atraen unas 4 mil 500 personas a sus partidos, que son enteramente amateurs.
 

César, que juega en la ofensiva del equipo, se muestra de acuerdo con la ironía de que uno de los legados del Mundial sea el impulso al futbol americano en la ciudad y el estado de Mato Grosso.
 

"Debería cambiar al club totalmente, estimamos que entre 10 mil y 12 mil personas podrán venir a ver nuestros partidos y tal vez más, porque el futbol americano está creciendo en Brasil", señaló.
 

"Yo me enamoré (del deporte) cuando tenía 14 años, desde que empecé a jugar, fue 100 por ciento futbol americano para mí, no futbol", añadió.
César destacó la importancia que puede tener el estadio para el futuro de su equipo.
 

"Nuestro objetivo es hacer el Arena Pantanal una fortaleza como por la que nos pusimos el nombre. Queremos que otros equipos tengan miedo de venir aquí. Por supuesto que el estadio va a ayudar a los clubes de futbol locales, pero nosotros también nos beneficiaremos", sostuvo.
 

Mauricio Guimaraes, secretario estatal de Mato Grosso responsable de todos los aspectos del Mundial en la región, cree que es posible que los clubes de futbol y futbol americano de la ciudad compartan el Pantanal como vecinos.
 

"El estadio, al igual que muchos otros lugares, será un catalizador para que la ciudad crezca y para su identidad. Pero a diferencia de otros lugares, no solo tendrá impacto en el futbol, sino también en el futbol americano", remarcó.
 

"Aquí nadie tiene problemas con eso, de hecho es muy emocionante. Para Cuiabá, ser campeón nacional (de futbol americano) fue un gran honor y si podemos hacer cualquier cosa para que lo logren de nuevo, lo haremos", agregó.
 

La FIFA, entidad rectora del futbol a nivel internacional, tampoco parece tener problemas con el futbol americano. La organización ayudó a promover un video del Cuiabá Arsenal en su página web este año, video que luego se viralizó en YouTube.
 

"Brasil siempre estuvo loco por el futbol. Por supuesto, tal vez no por el futbol americano, quizá solo por el código del futbol, pero el Mundial puede mejorar muchas cosas en Brasil. Y el futbol americano es una de ellas, eso también está bien para nosotros", dijo Guimaraes.