Archivo

El Juli, un artista entero

06 febrero 2014 7:2 Última actualización 08 noviembre 2013 5:2

[Quince años después de su alternativa como matador de toros, Julián López forma parte del cartel para la tercera corrida en la México / El Financiero]


 
Redacción
 
“Uno vuelve a sus orígenes, aquí empezó todo y estoy seguro de que algún día todo acabará aquí en México”, expresó el matador Julián López Escobar “El Juli”, quien a sus 31 años de edad regresa al país que lo vio debutar como novillero el 16 de marzo de 1997, al integrar el cartel de la tercera corrida de la Temporada Grande.
 

El domingo 10 de noviembre, el español, el aguascalentense Joselito Adame y el queretano Octavio García “El Payo”, además del rejoneador capitalino Emiliano Gamero, harán gala de sus habilidades frente a siete bureles de Fernando de la Mora en el Coso de Insurgentes.
 
Antes de su presentación, “El Juli” dejó el paseíllo para salir en solitario y cambió los acordes del pasodoble por los de música flamenca para saludar al público que ya lo esperaba, en esta ocasión, no en gradas de sol o sombra, sino en las mesas repartidas a lo largo de la explanada del Museo José Luis Cuevas.
 
Partió plaza puntualmente a las 20:30 horas, como dictaba la invitación. Una vez adentro, se dio el tiempo para atender a los presentes, tomarse algunas fotografías y saludar a sus conocidos.
 
A los pies de “La Giganta”, del maestro Cuevas, amantes de la tauromaquia y allegados del protagonista de la noche escucharon atentamente las palabras del madrileño con respecto al inicio de la temporada de la fiesta brava en el Continente Americano y de su especial relación con México.
 
“Hace 16 años que llegué a vivir una aventura. La más difícil y la más importante decisión que iba a tomar: dejar a mi familia, apartarme de mis hermanos, de mi entorno, por un sueño, por una ilusión, que era ser torero, ¿no? Gracias a Dios tuve la fortuna de que este viaje pues fuera aquí a México”, compartió el nacido el 3 de octubre de 1982.
 
Dos pantallas resguardaron el sillón donde se sentó el que a pesar de su corta edad ya es una de las grandes figuras de los toros. En se proyectó un video elaborado por el analista taurino Heriberto Murrieta, quien narró la imponente trayectoria del antes conocido como “el niño torero”. Imágenes de su debut en la Monumental Plaza México con tan sólo 14  años, pasando por “Feligrés” (novillo al que indultó frente a 30 mil espectadores y que además le valió ser el primer novillero español en conseguir semejante éxito en la plaza capitalina), su alternativa concedida por José Mari Manzanares en Nimes, hasta “Trojano” y sus corridas más recientes.
 
“Aquí surgieron mis primeras oportunidades y fue donde empecé a conocer lo que posteriormente sería mi vida. Llegué como un desconocido y conocí a un país que me abrió sus puertas, que me dio todas las oportunidades que necesitaba y que me hizo vivir esas experiencias tanto personal como profesionalmente”, dijo el matador.
 
Han sido 15 años de triunfos, fracasos, alegrías, presión, crecimiento, cornadas; situaciones que era necesario evocar ahora como un torero maduro y vistoso, no sólo en plazas reconocidas del país, sino hasta en algunas en las que estará por primera vez, como la de San Cristóbal de las Casas.
 
Sobre las protestas contra el mundo de la tauromaquia, el madrileño pidió “libertad y respeto” para el desarrollo de la tradición que recién fue considerada Patrimonio Cultural de España el miércoles 6 de noviembre.
 
En una velada digna de orejas y rabo, “El Juli”, expresó su cariño hacia el país que lo catapultó y consolidó como poeta de las plazas. “Se torea como se es y, le agregaría, se torea como se está. Muchas gracias, porque en México me siento como en casa”, destacó.