Archivo

El Fisgón y la caricatura

06 febrero 2014 3:35 Última actualización 03 enero 2014 5:2

 [El monero redescubre la importancia política del género / Constantino Escalante / La Orquesta] 


 
Silvina Espinosa de los Monteros
 
 
Con una edición corregida y aumentada, Rafael Barajas El Fisgón publica en el Fondo de Cultura Económica: Historia de un país en caricatura. Caricatura mexicana de combate, 1821-1872. Se trata de un grueso volumen de 634 páginas, en las que el autor ha querido explorar los orígenes de la caricatura en la prensa mexicana, así como la apertura y consolidación de la libertad de expresión.
 
A decir del también caricaturista e investigador, el periodo que comprende este volumen es especialmente significativo, porque “en 1821 México era un país dominado por la Inquisición, pero para 1872 ya existía una prensa sumamente agresiva que se atrevía a publicar caricaturas muy ofensivas contra el presidente Benito Juárez”. De ahí que deseara investigar cómo se fue dando la transformación.
 

El germen de este primer volumen, que se ha convertido en una serie de cuatro, se remonta al obsequio que le hizo un casero suyo a Rafael Barajas El Fisgón en 1982, quien comenta en entrevista: “Me regaló una recopilación de caricaturas de la revista La Orquesta del año 1961 a 1963. Para entonces, yo trabajaba en el Unomásuno, donde según nosotros hacíamos caricaturas de vanguardia”.
 
La gran sorpresa para el monero fue que al revisar dicha recopilación se dio cuenta de que había trabajos no sólo atrevidos, sino agresivos, al punto de que “terminé por sentir que nosotros estábamos muy bien portados”.
 

Pensé hacer una historia más o menos breve de la caricatura del siglo XIX hasta el año 90 y tantos, en 100 páginas, pero me salió como de 500”, recordó. “Me fui hasta los orígenes y encontré una riqueza cultural que no esperaba. El debate político, intelectual y artístico en el siglo XIX no se dio en las universidades, porque la vida académica era pobre, sino en círculos literarios y sobre todo a nivel de prensa”.
 
Rafael Barajas se basó en fuentes documentales originales, como la revista La Orquesta, “que yo calculo, publicó más de mil 300 o mil 500 caricaturas, por lo tanto, lo que yo he reproducido en mis libros es un porcentaje relativamente pequeño. Lo que te deja ver la increíble riqueza artística que tenía”.
 

Este primer volumen originalmente fue publicado por Conaculta en el 2000. Pero de entonces a la fecha “muchos historiadores han descubierto cosas y realizado correcciones que he incorporado a esta edición; además, yo también he encontrado mucho material nuevo”.
 
La importancia de conocer esta investigación radica en que “aquél fue un periodo de la historia que te habla de lo que le costó a los mexicanos consolidarse como país independiente. Y a mí me parece muy importante recordarlo en estos momentos en que estamos perdiendo la independencia y perdiendo al país”.