Archivo

El feroz negocio de criar cocodrilos para bolsos de lujo

10 febrero 2014 4:8 Última actualización 19 octubre 2013 5:23

[El bolso Birkin, de Hermes, se vende por hasta 150 mil dólares en eBay. / Tomada de Facebook] 


 
 
Bloomberg

Conforme aumenta la demanda de pieles exóticas por parte de la elite mundial, las compañías de productos de lujo desde LVMH Louis Vuitton Moët Hennessy SA hasta Kering SA, propietaria de Gucci, hacen adquisiciones para asegurarse la oferta de los animales, cuyos hábitos pueden hacer de la simple tarea de recoger sus huevos una cuestión de vida o muerte. Criar los reptiles sin que sufran heridas de otros cocodrilos es otro gran desafío.
 
“Louis Vuitton, Prada y Gucci tratan de elevar el nivel de exclusividad de sus marcas, y los productos exóticos son una gran ayuda en ese sentido”, dijo Mario Ortelli, un analista de Sanford C. Bernstein en Londres. Luego de la compra por parte de LVMH de un criadero este año y de la adquisición de Kering de una curtiduría, “estimo que continuarán haciendo compras selectivas”.
 
Las pieles de animales exóticos constituyen casi el 10 por ciento del total de ingresos por ventas de bolsos de marcas de lujo, por lo menos el doble de su participación de hace unos años, estima Ortelli.
 
El incentivo para las compañías de lujo, muchas de las cuales enfrentan una menor demanda de sus productos, es evidente: los bolsos de cocodrilo pueden venderse a precios 30 veces superiores a los fabricados con cuero bovino. El mercado de accesorios de lujo tuvo el año pasado un valor de 57 mil millones de euros (77 mil millones de dólares), según Bain Co.
 

Sin estrés

Si bien los cocodrilos porosos de agua salada que se encuentran en Australia son los más complicados, ningún cocodrilo es fácil ni barato de criar, y hacerlo lleva años.
 
“Si hubiera sabido qué difícil era esto antes de empezar, tal vez hoy no estaría aquí”, dijo Stefan van As, un ex banquero de inversión y propietario del criadero y curtiembre de cocodrilos sudafricano Le Croc, que envía alrededor de 5 mil pieles de cocodrilos del Nilo a Europa todos los años.
 
En primer lugar, el cuero vacuno procede de animales criados para carne. El cuero es un subproducto. Si bien hay quienes consideran que la carne de cocodrilo es exquisita –y criadores como Van As la usan para alimentar a los animales-, es la piel la que paga los costos de los criaderos de cocodrilos.
 
Las vacas pueden pasar horas rumiando en una pradera, pero desde el momento en que un cocodrilo africano del Nilo de 80 gramos sale del huevo, Van As tiene que proporcionarle un entorno calmo.
 
Su hábitat necesita una limpieza diaria y los animales deben contar con una estricta rutina de alimentación. Sólo unos pocos cuidadores pueden acercarse a ellos, y siempre los mismos. Se los alimenta con pollo y aceites seleccionados a los efectos de mejorarles la piel. Todo eso favorece el crecimiento, reduce el estrés y contribuye a que los cocodrilos no se ataquen unos a otros. “No puede esperarse obtener una piel de primera calidad de una animal al que se ha maltratado”, dijo Van As.
 
Facilitar la vida de los cocodrilos también ayuda a sus cuidadores. Aunque el cocodrilo del Nilo no es grande, territorial o agresivo como el de agua salada, tampoco puede decirse que sea amigable.
 
Crecen hasta unos 5 metros de largo y pesan hasta 700 kilogramos. Y se comen casi cualquier presa que caiga en el agua. Uno de los colegas de Van As fue asesinado por un cocodrilo tras caer en el agua.
 
Mantener a los animales contentos y a los cuidadores con vida no basta para vender el producto a las grandes compañías de lujo. Firmas como Kering y LVMH sólo usan el 10 por ciento mejor de las pieles de cocodrilo.

“Estos son animales prehistóricos que dependen de su instinto para protegerse”, dijo Loic Bellet, un ejecutivo de mercadotecnia de Via La Moda, que fabrica bolsos de piel de cocodrilo en Johannesburgo. “Obtener una piel perfecta no es fácil”.

Para mantener el vientre en buena condición, los procesos de matanza, deshollado y parte del curtido y teñido en Le Croc son realizados a mano. Los animales son sometidos a dos descargas eléctricas para aturdirlos antes de matarlos.

Pero hay granjeros que no son tan cuidadosos con el proceso de matanza, dijo en un e-mail Ben Williamson, un vocero de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA, por sus siglas en inglés). Esto “ha menudo resulta en que el animal recibe varios golpes y sufre una muerte lenta y dolorosa”.

Para ayudar a evitar el abuso de cocodrilos y protegerlos en su hábitat natural, cada piel de cocodrilo necesita un certificado para probar que no violó la Convención en Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna Silvestre y Flora.
 

Oferta limitada

“Es complicado comprar pieles exóticas”, dijo Jean Cassegrain, CEO de la casa de lujo Longchamp. “La oferta es muy limitada”.

Para asegurar el material, LVMH comró en febrero una granja australiana de cocodrilos por 2.5 millones de dólares estadounidenses, mientras que Kering compró la curtiduría France Coco un mes después. Kering declinó dar detalles.

Al final, todo vale la pena para esas compañías y Hemres International SCA, cuyos clientes pueden estar durante años en las listas de espera del famoso bolso Birkin.
 
Un bolso promedio puede ser fabricado usando sólo dos pieles y por cada una Van As recibe 600 dólares. ¿Las bolsas? Para quienes no pueden esperar a comprar una nueva, están disponibles usadas en e-Bay por precios que van de los 39 mil a los 150 mil dólares.

“Estas son mujeres a las que no les importa el dinero y que gustan de cosas hermosas”, dijo Gianluca Brozzetti, CEO de Cavalli. “La demanda por cocodrilo y lagarto es grande porque creo que es una de las tendencias que nunca termina. Es un clásico”.