Archivo

El calendario del posible default de Estados Unidos

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 05 octubre 2013 6:0

[El techo de endeudamiento actual es de 16.7 billones de dólares. / Bloomberg] 


 
Reuters
 
WASHINGTON.- Nadie sabe exactamente cuándo Estados Unidos incumpliría su deuda si el Congreso no logra un acuerdo para elevar el límite de endeudamiento gubernamental, pero una mirada al pasado reciente ofrece un panorama bastante claro sobre cómo podría desatarse una cesación de pagos.
 
Incluso el Departamento del Tesoro no puede saber cuántos ingresos tributarios recibirá cada día después de que el 17 de octubre se alcance el límite máximo de endeudamiento de 16.7 billones de dólares. Tampoco los funcionarios pueden calcular exactamente los costos gubernamentales, como cuánta gente pedirá beneficios por desempleo en una semana.
 
Sin embargo, sí se puede inferir qué tan rápido se quedará el Gobierno sin dinero mirando el equivalente al saldo bancario diario del Tesoro en el mismo periodo del año pasado.
 
Lo que sigue es un cronograma que muestra cómo podría ser una cesación de pagos, en base a los reportes diarios del Tesoro de octubre y noviembre de 2012.

17 de octubre
 
El Departamento del Tesoro agota todos los recursos disponibles para mantenerse bajo el límite de endeudamiento, pero no puede aumentar la deuda pública. Se espera que el Tesoro aún tenga 30 mil millones de efectivo a mano para pagar sus cuentas. Entre los muchos ingresos y egresos diarios, recibe 6 mil 750 millones de dólares en impuestos, pero paga cheques por 10 mil 900 millones de dólares para los retirados de la seguridad social. Al final de la jornada, su colchón habrá bajado a 27 mil 500 millones de dólares.

18 de octubre al 29 de octubre
 
La reservas de efectivo disminuyen rápidamente. Washington sólo recibe 70 centavos por cada dólar que gasta y ya no puede emitir más deuda para cubrir la diferencia.
 
El 24 de octubre es un día especialmente difícil, pues debe pagar mil 800 millones de dólares a contratistas de defensa, 2 mil 200 millones de dólares a doctores y hospitales que atienden a pacientes ancianos del programa Medicare y 11 mil 100 millones de dólares a la seguridad social, pero recibirá sólo 9 mil 600 millones de dólares en impuestos y otros ingresos.
 
Otro posible evento es que el Tesoro pierda la confianza del mercado de bonos.
 
Aun si el Gobierno no puede aumentar su deuda en este momento, puede canjear legalmente el pago de la deuda que vence. Los inversores tienen la oportunidad de cobrar 100 mil millones de deuda cada semana, pero también pueden decidir reinvertir el dinero.
 
Si el temor a la cesación de pagos provoca que los inversores se alejen de nuevas ofertas de deuda, las finanzas del Tesoro podrían socavarse bruscamente.
 
"Es muy difícil de predecir", dijo Brian Collins, analista del Centro de Política Bipartidista, quien ayudó con este análisis. "Es la misma situación que causa corridas (bancarias) o paralizaciones de los mercados de crédito".

30 de octubre
 
Ocurre la cesación de pagos. Al final del día al Gobierno le faltan 7 mil millones de dólares para poder pagar sus cuentas.
 
¿Quién se queda frío? Todos, según el Gobierno de Obama.
 
El Tesoro dice que no puede decidir a quién paga. La última vez en que el Gobierno enfrentó esta situación en el 2011, el plan era esperar a que las arcas públicas tuvieran suficiente dinero para pagar las cuentas de un día antes de recortar algún pago específico, según un reporte del supervisor del Departamento del Tesoro del 2012.
 
Eso implicaría retrasos en los pagos para todo el mundo: a las escuelas se les adeudaría 680 millones de dólares, a los beneficiarios de la seguridad social 553 millones de dólares y a los contratistas 972 millones de dólares.
 
Algunas de las empresas que tienen al Gobierno como principal cliente sufrirán un gran golpe. "Si eres Lockheed Martin (...) es un asunto grande", dijo R. Bruce Josten, el principal cabildero de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.
 
Los retrasos serán cada vez mayores mientras se prolongue la cesación de pagos, sacando miles de millones de dólares de la economía en cuestión de días.

31 de octubre
 
Las cosas se ponen realmente tenebrosas para la fiesta de Halloween, cuando se cumple el plazo para pagar 6 mil millones de dólares en intereses a tenedores de bonos.
 
Los bonos del Tesoro de Estados Unidos son los cimientos del sistema financiero, supuestamente una inversión sin riesgo que sirve de soporte a fondos de pensiones y hasta a la economía china.
 
El incumplimiento de un pago puede sacudir los cimientos. Estados Unidos obtiene actualmente una de las tasas de interés más bajas del mundo por su sólido historial como pagador; esos costos financieros seguramente subirán. Los mercados bursátiles podrían tambalearse y consumidores nerviosos podrían frenar su gasto causando aun más daño a la economía.
 
Para el Departamento del Tesoro es el momento en que tendrá que tomar decisiones realmente difíciles. ¿Paga a los acreedores por bonos en China o a los militares en Afganistán? El Gobierno de Obama dice que no tiene la autoridad para priorizar sus pagos, pero los analistas no están convencidos y dicen que al menos deberían intentarlo.
 
"No pagar los intereses de una deuda a tiempo es probablemente una peor manera de caer en cesación de pagos que no cumplir con otros compromisos", dijo Collins.

1 de noviembre
 
A esta altura, el Gobierno de Estados Unidos está entrando en un territorio realmente desconocido.
 
En teoría, el Gobierno podría seguir pagando a los acreedores por bonos indefinidamente, porque los ingresos fiscales son más que suficientes para cubrir los pagos de interés. Además, el Tesoro paga a los bonistas por un sistema aparte del de otras obligaciones.
 
Eso significaría retrasos mayores para todo el resto. Los militares estadounidenses podrían atrasarse en el pago de sus alquileres y los ancianos que dependen de la seguridad social tendrían problemas para comprar comida.
 
En el caso contrario, si el Tesoro incumple el pago de intereses en Halloween y no hay señales en Washington de que la crisis vaya a resolverse, la solvencia podría sufrir el golpe. El valor de casi todos los instrumentos financieros quedaría puesto en duda: el dólar estadounidense, los préstamos bancarios en Asia y los costos de asegurar las cosechas de Illinois.
 
"Una cesación de pagos sería un asunto sin precedentes y tendría el potencial de ser una catástrofe", dijo el Tesoro en un reporte el jueves. "Las consecuencias negativas podrían sentirse en todo el mundo", añadió.