Archivo

Egipto sumido en la violencia; hay cientos de muertos

10 febrero 2014 5:1 Última actualización 14 agosto 2013 6:25

[Vehículos militares en El Cairo, tras los enfrentamientos / Reuters] 


 
Agencias
 
 
EL CAIRO.-  La cifra de muertos por los enfrentamientos del miércoles entre las fuerzas de seguridad de Egipto y los seguidores del derrocado presidente Mohamed Mursi se disparó a 525, mientras que más de 2 mil una personas resultaron heridas, dijo la agencia estatal de noticias MENA.
 

El Ministerio de Salud dijo que 235 civiles murieron, mientras que el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, señaló que 43 policías fallecieron en el asalto.
 
Ibrahim añadió que los partidarios de Morsi atacaron 21 comisarías de policía y siete iglesias cristianas coptas en todo el país, y asaltaron y ocuparon la planta baja del Ministerio de Hacienda en El Cairo.
 
El funcionario habló en una rueda de prensa transmitida por televisión, luego de que las fuerzas de seguridad desarmaron dos campamentos de partidarios de Mursi y dijo que los sitios fueron completamente desalojados.
 
Horas antes autoridades habían señalado que al menos 149 personas perdieron la vida en todo el país.
 
El movimiento Hermanos Musulmanes de Mursi dijo que el número de víctimas era mucho mayor y describió la acción de los militares como una "masacre".
 
Mientras cadáveres envueltos en alfombras eran trasladados a una morgue improvisada en la mezquita de Rabaa al-Adawiya, el Gobierno egipcio respaldado por las Fuerzas Armadas declaró un estado de emergencia de un mes, restaurando la autoridad militar que mantuvo por décadas antes de la revolución a favor de la democracia en el 2011.
 
Con el operativo sobre los campamentos de protesta, las autoridades pusieron fin a una manifestación de seis semanas con una muestra del poderío que desafió los llamados de la comunidad internacional a ejercer moderación.
 
El baño de sangre también termina efectivamente con el rol políticamente abierto de los Hermanos Musulmanes, que sobrevivieron por 85 años como un movimiento clandestino antes de emerger de entre las sombras tras la revuelta del 2011 para ganar cada elección realizada desde entonces.
 
En una inusual expresión de descontento entre los opositores de los Hermanos Musulmanes, Mohamed ElBaradei, un ex diplomático de Naciones Unidas, renunció a su puesto como vicepresidente en el Gobierno interino, afirmando que el conflicto pudo haberse resuelto de forma pacífica.
 
"Los beneficiarios de lo que ocurrió hoy son quienes están a favor de la violencia, el terrorismo y los grupos más extremistas", dijo en una carta enviada al presidente.
 
 
 
Con información de AP y Reuters
 
 
 
También puedes leer:
 
México condona violencia en Egipto
Impone gobierno egipcio toque de queda