Archivo

Egipto estrena primer ministro

07 febrero 2014 5:59 Última actualización 09 julio 2013 12:3

  [Reuters] 


 
AP

EL CAIRO— El vocero del presidente interino de Egipto dijo que un prominente economista, Hazem el-Beblawi, fue nombrado primer ministro, y que el líder pro-democracia Mohamed ElBaradei fue nombrado vicepresidente.

Ahmed el-Musalamani hizo los anuncios el martes tras días de estancamiento político. El-Beblawi, que tiene setenta y tantos años, fue ministro de Finanzas en uno de los primeros gabinetes formados tras el levantamiento de 2011 que depuso al autócrata Hosni Mubarak. Renunció en protesta en octubre de 2011 luego de que 26 manifestantes, principalmente cristianos, fueron asesinados por las tropas y las fuerzas de seguridad en una operación de represión.

Por su parte, la Hermandad Musulmana de Egipto rechazó el nuevo calendario anunciado por el liderazgo respaldado por el ejército que establece una vía rápida para enmendar la Constitución redactada por los islamistas y celebrar nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales a principios del año próximo.

Probablemente los militares también busquen demostrar a Estados Unidos y otros países occidentales que el país está regresando rápidamente a un liderazgo civil elegido en las urnas. Washington ha expresado preocupación por la remoción del primer presidente egipcio elegido libremente, y si el gobierno de Estados Unidos determina que la maniobra del Ejército califica como golpe de Estado, interrumpiría la ayuda por más de 1.000 millones de dólares que proporciona a Egipto, principalmente al Ejército.

Por su parte, el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos se comprometió a otorgar préstamos y fondos por 3.000 millones de dólares al nuevo gobierno de Egipto, de acuerdo con la agencia oficial de noticias WAM.

Bajo el plan propuesto por el presidente interino el lunes por la noche, se nombrarán dos paneles para hacer enmiendas a la constitución aprobada durante el gobierno de Morsi.

Uno, compuesto por jueces, presentaría las enmiendas. El otro, conformado por representantes de la sociedad y movimientos políticos, debatiría las enmiendas y las aprobaría. La nueva constitución sería sometida a un referendo en los próximos 4 meses y medio.

En los siguientes dos meses se celebrarían las elecciones parlamentarias, y una vez que el nuevo Parlamento sesione, tendría una semana para establecer una fecha para la elección presidencial.

El gobierno interino respaldado por el ejército egipcio propuso un plan político post-Morsi a pesar del rechazo islámico, lo cual muy probablemente indignará a la Hermandad Musulmana, el grupo al que pertenece el presidente derrocado. El grupo islamista afirma que Morsi fue depuesto por un golpe de Estado y que todo lo que sigue es ilegal.

La "declaración constitucional" anunciada por el presidente interino Adli Mansur el lunes por la noche coincidió con el día de violencia más mortífera en el país desde que Morsi fue depuesto el 3 de julio, ya que las fuerzas de seguridad mataron a más de 50 de sus partidarios y el principal imán del país habló sobre la posibilidad de una guerra civil.

Los asesinatos profundizaron aún más las líneas de batalla entre los partidarios y los detractores de Morsi. Los partidarios del líder depuesto hicieron un llamado a un levantamiento, acusando a las tropas de matar a tiros a los manifestantes. El ejército culpó a los islamistas armados de provocar a sus fuerzas.

Los tiroteos comenzaron durante una protesta de unos 1.000 islamistas afuera de la sede de la Guardia Republicana en donde Morsi, el primer líder de Egipto elegido libremente, fue detenido la semana pasada. Los manifestantes y miembros de la Hermandad dijeron que los soldados abrieron fuego contra ellos sin provocación al terminar la oración del amanecer.

"Yo estaba en la última fila rezando. Ellos disparaban desde la izquierda y desde la derecha", dijo Nashat Mohamed, que llegó del sur de Egipto para unirse a la sentada y resultó herido en la rodilla. "Dijimos: 'Paren, somos sus hermanos". Nos disparaban desde todas las direcciones".

Después de una batalla que duró cerca de tres horas, al menos 51 manifestantes perdieron la vida y 435 resultaron heridos, la mayoría por los disparos y los perdigones, dijo el jefe de los servicios de emergencia Mohamed Sultan a la agencia estatal de noticias.

El jeque Ahmed el-Tayeb, el gran imán de Al-Azhar, la institución musulmana suní más importante, exigió que un panel de reconciliación con plenos poderes empiece a trabajar inmediatamente y que las personas detenidas en los últimos días sean puestas en libertad. Cinco figuras prominentes de la Hermandad han sido encarceladas desde la caída de Morsi, y el propio Morsi está detenido en un lugar desconocido.