Archivo

Dólar rompe al alza resistencia clave de 13.06 pesos

07 febrero 2014 3:47 Última actualización 26 septiembre 2013 13:58

[El peso experimentó una baja de 11.60 centavos/Bloomberg] 


Esteban Rojas H
 
El peso siguió por tercera sesión consecutiva dentro de un tobogán empujado por cifras económicas mixtas en los Estados Unidos y por crecientes preocupaciones en torno a las negociaciones sobre el presupuesto y la deuda en ese país. En México, la moneda nacional no encontró apoyo en las cifras de comercio exterior.

El dólar, con liquidación a 48 horas, cerró en 13.0875 unidades a la venta, su mayor nivel desde el pasado 10 de septiembre. En el día el peso experimentó una baja de 11.60 centavos, semejante a 0.89 por ciento.

Desde, el punto de vista del análisis técnico, lo destacado es que el tipo de cambio rompió al alza una resistencia intermedia que se ubicaba en 13.06 unidades. En caso de confirmar dicho movimiento, la siguiente línea de defensa firme se encontraría en 13.47 pesos.

En lo externo, los participantes reaccionaron con cautela, después de conocer un buen resultado en las solicitudes por seguro de desempleo y un dato revisado del PIB conforme a lo esperado. En tanto, que cifras del sector inmobiliario señalaron cierta debilidad.

Las cifras sobre el comercio exterior, reportadas hoy por el INEGI, muestran más signos obscuros que claros sobre la marcha de la economía y del peso.

Tanto el déficit de 234.2 millones de dólares reportado en agosto, como el acumulado en el año de 3 mil 535.7 millones, son totalmente manejable, ya que su monto puede ser financiado con recursos relativamente estables, provenientes de la inversión extranjera directa.

El relativo bajo déficit comercial, para empezar, es una señal de una baja actividad económica. Esta situación se pone todavía más de manifiesto si vemos el bajo crecimiento de las exportaciones totales, de apenas 3.2 por ciento a tasa anual en agosto.

El comportamiento de las exportaciones hubiera sido peor, sino fuera por el favorable desempeño de las exportaciones automotrices, las cuales crecieron un 16.6 por ciento en el mes de referencia, alcanzado un nuevo máximo sin precedente.

La historia es diferente para las exportaciones manufactureras no automotrices, al crecer solamente un anémico 1.9 por ciento. Otro de los signos preocupantes se dio por el hecho de que las importaciones apenas aumentaron 0.8 por ciento a tasa anual, lo cual habla de un pobre desempeño del mercado interno.

Las cifras de comercio exterior, con excepción del sector automotriz, no avalan o no constituyen un factor que tienda a impulsar a un peso fuerte, por el contrario, representan una fuente de una suave presión bajista.