Archivo

Dólar rompe a la baja barrera psicológica de 13 pesos

07 febrero 2014 3:48 Última actualización 14 octubre 2013 14:31

[ / Arturo Monroy] 


 
Esteban Rojas H.
 
El arranque de semana fue volátil, aunque al final prevaleció cierto optimismo de que pueda estar en puerta un acuerdo de tipo presupuestal en los Estados Unidos, percepción originó una moderada compra de activos de mayor riesgo, lo que también benefició al peso.
 
De acuerdo con información publicada por el Banco de México, el dólar con liquidación a 48 horas cerró en 12.957 unidades a la venta, en su menor nivel desde el pasado 24 de septiembre. En el día, el peso avanzó 4.30 centavos, semejante a 0.33 por ciento.

La moneda nacional hiló una racha ganadora de cuatro sesiones consecutivas, acumulando un avance de 1.80 por ciento.

El avance del peso observado este lunes lo colocó como la moneda latinoamericana de mejor comportamiento.

Al inicio de la jornada, prevaleció cierta decepción por la incapacidad de los políticos estadounidenses para llegar a un acuerdo en materia presupuestal el pasado fin de semana. Posteriormente, resurgió cierto optimismo por algunas declaraciones de congresistas por la posibilidad de que en las próximas horas pudiera haber algún anuncio.

Desde el punto de vista del análisis técnico, existe la posibilidad de que el tipo de cambio pueda poner a prueba su próximo soporte ubicado en 12.67 pesos, sobre todo en caso de que se anuncie en los Estados Unidos el fin del paro parcial del gobierno y se autorice la elevación del techo de la deuda.

En el arranque de la semana no se contó con el mercado de bonos estadounidense, debido al feriado por el Columbus Day. La tasa de los bonos es un buen termómetro para medir la aversión al riesgo.

En el mercado internacional, el dólar logró recuperar en parte las pérdidas que presentaba al inicio de las operaciones, alentado por las negociaciones presupuestales en los Estados Unidos.

El avance del billete verde se puede ver limitado por la percepción de que los problemas fiscales en los Estados Unidos alienten a la Reserva Federal a extender su actual política de estímulos.

La compra de bonos por parte de la Fed incrementa los flujos del dólar en el mercado, tendiendo a erosionar su valor.

La existencia de un dólar relativamente débil es favorable para una economía estadounidense que presenta todavía un comportamiento débil.

El yen, una de las divisas consideradas como activo de refugio, no pudo sostener su ganancia matutina, aunque al final logró mantenerse en terreno positivo.