Archivo

Disminuye hambre en AL, pero aumenta sobrepeso

06 febrero 2014 7:30 Última actualización 04 diciembre 2013 5:10

 [México es el segundo país con mayor incidencia de obesidad, con 33% / Arturo Monroy / El Financiero]


 
 
 
Héctor A. Chávez Maya
 
América Latina y el Caribe es la región que mayores avances ha logrado en la reducción del hambre a nivel global, al disminuir el porcentaje de personas en esta situación a casi la mitad en los últimos veinte años y estar a un paso de alcanzar la meta del milenio, aseguró el representante Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Raúl Benítez.
 

Sin embargo, ahora se enfrenta una nueva batalla frente al sostenido crecimiento del sobrepeso que afecta al 23 por ciento de los adultos y al 7 por ciento de los niños en edad preescolar, de acuerdo con el informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2013, presentado ayer por dicho organismo.
 

Establece que adicionalmente, 3.8 millones de niños menores de cinco años sufren obesidad y el aumento de la prevalencia de sobrepeso en la región ha sido constante durante los últimos 25 años.
 

En la zona mesoamericana México, con el 33 por ciento, es el segundo país con mayor incidencia de obesidad.
 

Mientras en el año 1990 afectaba al 6.5 por ciento de los preescolares, para el 2010 había llegado al 7.1 y se estima que para el 2015 alcance el 7.3 por ciento de los niños de la región.
 

El informe, presentado ayer en Santiago señala que la obesidad es considerada una pandemia mundial al tratarse de una enfermedad compleja y multicausal en la que inciden factores metabólicos, genéticos, conductuales, ambientales, culturales y socioeconómicos.
 

Explica que el problema empezó a afectar con mayor fuerza a los latinoamericanos, desde 2008, con el alza de alimentos.
 

Por otro lado, asevera que el costo de la desnutrición es enorme desde una perspectiva de salud, mientras que en términos económicos la pérdida de productividad y atención medica directa podría alcanzar hasta el 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.
 

Indica que la reducción del hambre y la desnutrición crónica infantil en la zona se debe fundamentalmente a políticas públicas exitosas de parte de los gobiernos de la región.
 

“Los avances responden a la combinación de crecimiento económico, compromiso político y una decidida acción pública, bajo el enfoque de doble vía que complementa políticas que atienden las urgencias sociales con aquellas cuyo objetivo es cambiar las estructuras que generan exclusión y desigualdad” destacó el funcionario.
 
De acuerdo con el reporte, la subalimentación en la región aún afecta a 47 millones de personas. Los países que muestran altas prevalencias son Haití con 49.8 por ciento de su población, Guatemala 30.5, y Paraguay con 22.3 por ciento.
 

En el caso de México el informe destaca que el país se ha mantenido permanentemente en niveles inferiores al 5 por ciento de prevalencia de la subalimentación, aunque presenta niveles de desnutrición que han llamado la atención de las autoridades, que se han comprometido en la erradicación definitiva de este problema.
 

Establece que la desnutrición crónica infantil (baja talla en menores de 5 años), el indicador regional pasó de 13.8 millones en 1990 a aproximadamente 6.9 millones de niños en 2012, lo que equivale al 12.8 por ciento del total de los niños de América Latina y el Caribe.