Archivo

Diálogo nos permitirá salvar diferencias: Peña

12 febrero 2014 4:48 Última actualización 25 abril 2013 7:37

 [Reuters] Confía en la voluntad política expresada por los partidos. 


 

 
Eduardo Ortega/Enviado
 
Perú, Lima.- El presidente Enrique Peña Nieto se mostró optimista de que el esfuerzo de concertación en el Pacto por México continuará y los diferendos serán superados, lo que permitirá avanzar en las reformas estructurales que le darán al país el impulso que necesita para crecer.
 
En entrevista con EL FINANCIERO, el mandatario mexicano puntualizó que el diálogo hará posible destrabar las dificultades que pudieron haberse presentado entre los partidos.
 
Subrayó que "todas las fuerzas políticas reconocemos el valor del Pacto por México", y éste es un instrumento de acuerdo, de consenso y definición.
 
Pese a los baches que se han encontrado en el camino, dijo, el diálogo permitirá superar esta situación; "estoy muy optimista en que la voluntad política que dio lugar al Pacto, seguirá comprometida para que el Pacto agote la agenda que nos hemos trazado".
 
Descartó que el acuerdo esté en riesgo; al contrario, acotó, está en una condición que todos reconocemos ha servido y permitirá respaldar lo que es importante para la nación.
 
El jefe del Ejecutivo celebró la voluntad de las fuerzas políticas para seguir dialogando y superar las diferencias y que el Pacto pueda seguir avanzando, a propósito del encuentro de los dirigentes partidistas con el secretario de Gobernación.
 
"Creo que el Pacto está en una etapa de acuerdo y de diálogo", afirmó.
 
En la conversación con el periodista Alejandro Cacho, en el marco de las reuniones del World Economic Forum (WEF) que se realizan en esta ciudad andina, el presidente hizo una descripción de las iniciativas que ya fueron aprobadas por el Congreso mexicano, como la laboral y la educativa, mientras que la reforma en telecomunicaciones avanza.
 
Competitividad, el reto
 
Peña Nieto consideró que hay un ambiente muy favorable para México y una gran expectativa de lo que pasa en el país.
 
"América Latina y el Caribe tienen un buen momento que debemos aprovechar y que contrasta con lo que ocurre en otras regiones del mundo", comentó.
 
Además, añadió, "se estima que América Latina podrá crecer a tasas superiores a 5%, lo que no quiere decir que todos los países lo hagan a ese ritmo, eso queremos.
 
"México está haciendo su parte, está impulsando cambios estructurales que le permitirán crecer de manera sostenida en los próximos años."
 
El primer mandatario insistió: "Creo que se está apreciando en el mundo entero lo que está ocurriendo en México. Somos un país con fortalezas que nos abren a un mercado de más de mil millones de consumidores en la región, pero necesitamos un marco legal que nos permita mayor ritmo de crecimiento económico".
 
Al respecto, reconoció la disposición de las fuerzas políticas que con gran civilidad construyeron el Pacto por México; "este esfuerzo fue reconocido en el Foro, hay gran expectativa de empresarios del mundo que nos ven con interés".
 
Democratización de la productividad
 
El gran reto es la democratización de la productividad, aseveró, porque ello significa que las distintas regiones puedan ser más productivas y nos haga más competitivos en el mundo.
 
Abundó que "la Alianza Pacífico, que integramos México, Colombia, Perú y Chile, ha logrado convenios de libre comercio, con la perspectiva de ir a la conquista del mercado Asia-Pacífico, con China, Indonesia, Japón. Hay muchos países que están levantando la mano. El otro tema es el Acuerdo Transpacífico, integrado por 11 países con quienes se busca un acuerdo de mayor intercambio comercial".
 
La perspectiva
 
Enrique Peña se refirió a 3 reformas que aún están pendientes, no las únicas, pero sí muy importantes para el crecimiento económico:
 
  • Una reforma financiera -que estamos próximos a presentar- que busca abaratar el crédito entre los mexicanos. El crédito en México está restringido. No obstante que tenemos instituciones de financieras sólidas, el nivel de crédito es muy bajo comparado con el de otros países.

  •  
    Tenemos que abrir el crédito a más mexicanos, tenemos que incentivar que la banca haga este esfuerzo y lograr que el crédito sea más barato. Esto generará más competencia entre la banca y, en consecuencia, con la oferta a la pequeña y mediana empresas les será más fácil entrar al desarrollo y crecimiento.
     
  • La reforma energética busca que Pemex siga siendo una empresa nacional, de los mexicanos con rectoría del Estado y que haga posible la participación privada para ampliar la capacidad productiva y explorar otras fuentes de energía.

  •  
    Lamentablemente la energía en México como insumo es caro, y nos resta oportunidad de competir con otros países. Vamos a lograr que la energía para los mexicanos y las empresas sea más accesible y nos vuelva más competitivos.
     
  • La reforma fiscal tiene como propósito tener impuestos justos de forma simplificada, donde pague más quien más gana y eso permita que el Estado tenga mayor capacidad para generar las políticas, programas y acciones de beneficio de la población.

  •  
    Con información de El Financiero Diario.