Archivo

Deuda externa de empresas en México supera los 100 mil mdd

06 febrero 2014 7:5 Última actualización 02 diciembre 2013 16:4

[La banca extranjera ha reducido su participación en el financiamiento al sector privado. / Bloomberg]  


 
 
 

Esteban Rojas
 
 
 

Las empresas privadas en México han elevado su apalancamiento con el exterior a paso acelerado en los últimos años, llevándolo hasta niveles nunca vistos.
 
Este proceso les ha permitido beneficiarse del boom de liquidez y de bajas tasas de interés imperantes en el mundo, pero también les puede estar generando una mayor vulnerabilidad a cambio en el entorno internacional, y posiblemente colocándolas en la antesala de una crisis financiera, de no tomar las medidas correctivas a tiempo.
 
De acuerdo con la última información publicada por el Banco de México, el saldo del financiamiento proveniente del exterior al sector privado no financiero escaló a un nuevo máximo histórico al supera por primera vez en la historia la barrera de los 100 mil millones de dólares, al ubicarse en 103 mil 73 millones al cierre del tercer trimestre del 2013.
 
El proceso de endeudamiento del sector privado no financiero presenta características especiales, tanto por la velocidad con que se ha dado, como por sus fuentes.
 
En poco más de ocho años, el apalancamiento del sector privado se ha duplicado al pasar de 53 mil 345 millones de dólares a los actuales 103 mil 73 millones.
 
El catalizador del mayor endeudamiento se encuentra en la disponibilidad de una fuerte liquidez provocada por la política monetaria expansionista en los principales bancos centrales de naciones desarrolladas, lo que derivó también en costos del dinero excepcionalmente barato.
 
Este comportamiento se intensificó, sobre todo, como respuesta a la crisis inmobiliaria en Estados Unidos y a la de deuda en Europa, así como en la necesidad de sacar a naciones como Japón de la deflación.
 
No todas las condiciones para una mayor dependencia de los flujos externos se han dado en el contexto internacional. También habría que mencionar la menor capacidad de respuesta del sistema financiero nacional para poder otorgar recursos en las mismas condiciones a las prevalecientes fuera del país.
 
Desde el punto de vista cualitativo, el fuerte endeudamiento ha provenido de la colocación de valores de deuda en el exterior. El monto proveniente de este tipo de recursos paso de 30 mil 323 millones de dólares en septiembre del 2010 a 61 mil 716 millones en septiembre del 2013. Esto significa que en tan solo tres años se duplicaron.
 
La participación relativa de la colocación de valores de deuda en el exterior por parte del sector privado no financiero se incrementó de 41.4 a 59.9 por ciento del total en el periodo mencionado.
 
En la otra cara de la moneda se encuentran los recursos provenientes de la banca internacional. En los últimos años, este tipo de financiamiento ha venido perdiendo peso relativo, al volver más conservadora la banca en el otorgamiento de créditos, debido a la afectación negativa que tuvieron derivada de la crisis inmobiliaria en los Estados Unidos y de la deuda en Europa.
 
El financiamiento de la banca internacional al sector privado no financiero en México ascendió a 41 mil 357 millones de dólares al cierre del tercer trimestre del 2013, cifra por debajo de los 42 mil 967 millones que tenía en septiembre del 2010. La participación relativa de este tipo de recursos ha venido perdiendo terreno, hasta representar en la actualidad 40.1 por ciento del total, por debajo del 59.9 de la colocación de valores de deuda en el exterior.
 
Tanto la velocidad del endeudamiento del exterior de las empresas, como la mayor dependencia de recursos un tanto más volátiles y la colocación de valores de deuda, presentan mayores riesgos y vulnerabilidad ante un inminente cambio en la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, que llevará a cambios en la liquidez y en el costo del dinero.