Archivo

Detroit se declara en bancarrota

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 19 julio 2013 5:32

 [Reuters] 


 
Agencias
 
DETROIT, EU, 18 de julio.–– Detroit se convirtió en la ciudad más grande de Estados Unidos en declararse en bancarrota, tras ser incapaz de resolver una década de deuda creciente y la pérdida de su población por la profunda crisis industrial que atraviesa.
 

Kevyn Orr, nombrado por el estado de Michigan administrador de emergencia de la urbe, pidió permiso a un juez federal para colocar la ciudad en el capítulo 9 de protección por bancarrota.
 
 
Ahora la justicia decidirá ––en un periodo de 30 a 90 días–– si acepta la petición de suspensión de pagos y reestructuración de la deuda por valor de 18,500 millones de dólares, aunque desde junio varios bancos habían acordado con Orr una reducción de hasta 75% de la suma, según el diario Detroit News.
 

La petición de bancarrota desencadenaría una caída de contrataciones y de los gastos municipales al mínimo, lo que ha provocado críticas y peticiones de ayuda para la que fuera considerada una de las ciudades más boyantes del mundo y símbolo de la industria automotriz norteamericana.
 
 
Detroit lleva en caída libre desde los años noventa y, además de las nefastas gestiones de sus últimos alcaldes, fue golpeada por la crisis financiera de 2008 y la quiebra de GM, Ford y Chrysler, rescatadas por el gobierno federal y Canadá.
 
 
La ciudad ha perdido 60 por ciento de su población desde los años cincuenta, hasta llegar a 700,000 habitantes. Tan sólo en 2000-10 experimentó la salida de un cuarto de sus pobladores.
 

Además del desplome de contribuyentes y de ingresos, el desempleo, el éxodo de negocios provocó que las arcas públicas no puedan recibir lo suficiente para mantener sus compromisos y el gasto de los servicios públicos. Gran parte de la clase media y decenas de empresas también emigraron, llevándose el dinero que aportaban en impuestos.
 

La ciudad, que llegó a ser la cuarta más grande de EU, enfrenta ahora crimen rampante —menos de nueve por ciento de los delitos son resueltos—, la partida hacia los suburbios y el agudizamiento de las diferencias raciales.
 
 
Según estadísticas, la tasa de homicidios es la mayor en casi 40 años y por más de dos décadas Detroit ha estado en la lista de las ciudades más peligrosas de EU.
 
 
 “Tenemos que afrontar el hecho de que la ciudad no puede pagar sus deudas, es insolvente”, reconoció Rick Snyder, gobernador de Michigan. “Los habitantes merecen un plan que les permita salir de la espiral que los arrastra hacia servicios públicos cada vez peores”, agregó Snyder.