Archivo

Desencanto empresarial por desaire de Peña Nieto

07 febrero 2014 3:40 Última actualización 25 octubre 2013 5:3

[Juan Pablo Castañón, presidente de Coparmex lamenta ausencia de diálogo con el mandatario y considera que el país regresó al tiempo en que el poder se mantiene a través de repartir dinero / Cuartoscuro]


 
 
Isabel Becerril - enviada / Enrique Villagómez - corresponsal
 

ACAPULCO.- El sector empresarial del país está desencantado por el rumbo que ha tomado la propuesta de reforma hacendaria, por la ausencia del presidente Enrique Peña Nieto en el encuentro de la Coparmex y por la propuesta de legisladores del PRD de aplicar un Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) de 8 por ciento, a los llamados productos “chatarra”.
 

Al señalar lo anterior Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), aclaró que el diálogo no se rompe entre el Ejecutivo, “aunque nos hubiera gustado dialogar con él y que disipara las dudas que existen en torno a la iniciativa de reforma, pero también entendemos que tiene su propia agenda”.
 

Aunque trató de justificar la cancelación del presidente de la República al Encuentro Empresarial 2013, en donde están reunidos más de mil empresarios, Castañón advirtió que en México se ha regresado al tiempo en el que a través de repartir dinero se mantienen votos y poder.
 

Sostuvo que con la iniciativa de reforma, lo que hacen los legisladores es privilegiar los acuerdos rápidos para obtener el beneficio de unos cuantos, a cambio del sacrificio del interés de una nación.
 

Los ex presidentes de la Coparmex, Alberto Núñez Esteva, Gerardo Aranda y Antonio Sánchez Díaz de Rivera, coincidieron en que nunca en su larga vida empresarial habían tenido enfrente una propuesta fiscal que hubiera concentrado tanto rechazo y coincidieron en que la iniciativa del gobierno es una miscelánea más.
 

“La fiscal es una propuesta horrible, una miscelánea que nadie sabe de dónde salió ni cómo la sacaron”, señaló Núñez Esteva, quien comentó que México ha logrado dos calificaciones aprobatorias con las reformas educativa y financiera, pero en la hacendaria lleva una mala nota.