Archivo

Desempleo y bajos salarios marcan el Día del Trabajo

12 febrero 2014 4:25 Última actualización 01 mayo 2013 6:8

[Arturo Monroy]  El poder adquisitivo ha perdido 78%; el salario mínimo actual es la cuarta parte de lo que era hace 3 décadas. 


 
Zenyazen Flores
 
 
Bajos salarios, caída del poder adquisitivo, precariedad del empleo y falta de oportunidades en el mercado laboral, principalmente para los jóvenes, representan el marco en el que se festeja un año más del Día del Trabajo.
 
El salario mínimo actual es la cuarta parte de lo que era hace 3 décadas, lo que representa una pérdida del poder adquisitivo del bolsillo de los trabajadores de 78%, según estimaciones de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).
 
Según el Centro de Análisis Multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM):En la década de los 80 se podían comprar con un salario mínimo 50 kilos de tortilla, 18 litros de leche u 8 kilos de huevoCon el salario actual, que es de 63.04 pesos en promedio, apenas se pueden comprar cinco kilos de tortilla, cuatro litros de leche o sólo dos kilos de huevo.
 
De acuerdo con el Panorama Laboral 2012 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el salario mínimo real registró en 2012 un incremento de apenas 0.4%.
 
El documento suscribe que México es de los países que en el largo plazo mantendrá incrementos a los salarios mínimos, como los hasta ahora registrados, ya que "ha seguido una política de salario mínimo con efectos neutros en su poder adquisitivo, en la medida en que el monto de los ajustes apenas ha compensado los niveles de inflación".
 
"México es de los países que después de la recesión no logró recuperar el nivel de los salarios previos a la crisis, ya que éstos crecieron moderadamente 1 por ciento, cifra que está por debajo del nivel mundial reportado."
 
Pobreza salarial
 
Además, al cierre de 2012 la pobreza vinculada a los salarios aumentó 3.45%, debido a que el ingreso laboral per cápita de los mexicanos perdió 4.4% de su poder adquisitivo, lo que significa que alrededor de 52.54% de la población no pudo comprar la canasta básica alimentaria, indica el Coneval.
 
Ello significa en términos absolutos que 2 millones 701,476 mexicanos se sumaron el año pasado a la pobreza laboral, por lo que el número de personas en esa condición ascendió a 60 millones 746,000.
 
La reforma laboral aprobada en noviembre del año pasado no ha contribuido a generar más plazas de trabajo y aunque la tasa de desocupación bajó en marzo, existen 2.2 millones de desempleados en el país y la informalidad se ha convertido en una válvula de escape.