Archivo

Descarrila 'La Bestia' en Tabasco; hay 6 muertos y 45 heridos

07 febrero 2014 5:58 Última actualización 26 agosto 2013 5:42

[Todas las víctimas son migrantes centroamericanos / Cortesía]


 
 
Patricia Hernández Goñi  / corresponsal
 
VILLAHERMOSA, Tab. Al menos seis muertos y 45 heridos, en su totalidad migrantes provenientes de Centroamérica, es el saldo que dejó el descarrilamiento del tren de carga denominado La Bestia la madrugada de ayer en una comunidad rural del municipio de Huimanguillo, en los límites con el vecino estado de Veracruz. Los lesionados están siendo atendidos en el Hospital Regional de Las Choapas.
 
 
El director de Protección Civil del estado, César Burelo, informó que los hechos se registraron en el ejido “La Tembladera” alrededor de las 3 de la mañana, al parecer debido a la falta de una zapata en las vías, aunado al reblandecimiento del terreno ocasionado por las intensas lluvias que se han presentado en las últimas horas en esa zona pantanosa.
 
 
El gobernador Arturo Núñez Jiménez, precisó que otro factor que influyó en el descarrilamiento de ocho de los 12 vagones que conforman el ferrocarril que se dirigía de la Península de Yucatán hacia Veracruz, fue el sobrepeso toda vez que en el techo del mismo viajaban más de 250 inmigrantes y en la mayor parte de sus furgones transportaba chatarra, lo cual provocó un fallo en las vías. 
 
 
El mandatario local indicó que de inmediato se giró instrucciones para otorgar apoyo sanitario, alimentario y de seguridad para quienes permanecen en la zona, así como para realizar la repatriación de los cuerpos a sus distintos países de origen.
 
 
Por su parte, el delegado de la Cruz Roja en el estado de Tabasco, Mario Bustillos, señaló que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) por medio de sus representantes en el país, intervendrán en las maniobras de rescate, además de que iniciarán los respectivos contactos con las naciones de donde son originarias las víctimas del descarrilamiento.
 
 
Asimismo, se dio a conocer que el Ejército puso en marcha el Plan DN-III-E, para atención de desastres masivos, luego de que el número de víctimas se incrementaba conforme avanzaban las maniobras.
 
 
Los trabajos de rescate y atención de víctimas en el lugar fueron realizados por cuerpos voluntarios de asistencia civil y autoridades de los estados de Veracruz y Tabasco, comandados por el Ejército.
 
 
El difícil acceso a la zona del accidente hizo aún más complicados los trabajos por lo que se prolongaron durante horas, a fin de levantar los vagones volcados y verificar si no había más víctimas sepultadas o sobrevivientes atrapados entre la chatarra que era trasladada.
 
 
El presidente Enrique Peña Nieto y la cancillería lamentaron la muerte de los migrantes.