Archivo

7 de 10 capitalinos compraron un producto pirata: IMPI

06 febrero 2014 7:25 Última actualización 19 noviembre 2013 16:31

[Los principales motivos para adquirir productos pirata es que son más baratos que los del mercado formal. / Cuartoscuro]


Notimex

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) informó que, de acuerdo con una encuesta, 69 por ciento de las personas en el Distrito Federal dijo que en el último año compró algún producto "pirata".

El organismo precisó en un comunicado que, de acuerdo con el estudio, entre los principales motivos para adquirir dichos productos es que son más baratos que los que se pueden adquirir en el mercado formal.

Al dar a conocer los resultados de un estudio sobre piratería y falsificación, el IMPI reveló que el sondeo fue elaborado, durante febrero y agosto pasados, por su Dirección Divisional de Protección a la Propiedad Intelectual en las ciudades de México y de Mérida.

Destacó que se aplicaron cuestionarios a diferentes sectores de dichas ciudades, como parte de la Encuesta de Hábitos de Consumo de Productos Apócrifos.

El sondeo se aplicó cara a cara en las 16 delegaciones de la ciudad de México y diversos puntos de afluencia de Mérida, y se entrevistó a un universo de mil 600 consumidores de entre 15 y 65 años.

El Instituto detalló que 56.20 por ciento de los entrevistados en el Distrito Federal reconoció la calidad como la diferencia principal entre los productos originales y los piratas, aunque el costo entre uno y otro es lo que marca la diferencia para ser adquirido.

Respecto a la incidencia en la compra de productos piratas, los datos arrojaron que más del 70 por ciento de los encuestados, tanto en la capital como en Mérida, respondieron que las películas no originales son los productos más adquiridos.

La encuesta es una herramienta que adicionalmente se utiliza para crear conciencia de los problemas económicos y sociales que genera el consumo de productos falsos, y como parte de sus objetivos específicos están: conocer los productos apócrifos que se adquieren con mayor frecuencia; detectar los factores que condicionan la demanda; ubicar los canales de distribución.

Así como determinar los precios predominantes, y medir el grado de sensibilización del público respecto del problema de la piratería.