Archivo

Crítica situación de Pymes; su nivel de ventas no rebasa 50%

06 febrero 2014 7:15 Última actualización 03 diciembre 2013 5:56

 [La actividad fabril, entre las más golpeadas / El Financiero]


 
 
Isabel Becerril
 
A menos de un mes de que concluya 2013, la situación por la que atraviesan las pequeñas y medianas empresas es preocupante, porque sus ventas en el mercado local están por debajo de 50 por ciento y sus pedidos de proveedores se desplomaron en este año.
 
Juan Manuel Chaparro Romero, presidente de la Comisión de Fomento Industrial de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), alertó que la situación de cientos de pequeños negocios es crítica, porque no sólo enfrentan escasez de ventas, también su cobranza se ha deteriorado, porque sus clientes no cuentan con los recursos suficientes para finiquitar sus adeudos.
 
Han llegado a transcurrir hasta cinco meses para que un cliente liquide los adeudos a las empresas, aseveró.
 
A la falta de ventas, de pagos por parte de sus proveedores también hay que sumar el problema del incremento de precios de las materias primas, de la luz, gas y electricidad, comentó.
 
Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), señaló que los tiempos de pago de las entidades federativas pasaron de 60 a 120 días y hay estados que llevan más de un año sin realizar alguna amortización a las deudas que tienen con sus proveedores.
 
Dijo que particularmente en este año ser proveedor del gobierno ha sido muy desgastante para los empresarios, porque han tenido que soportar durante meses la astringencia monetaria; entidades como Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Chihuahua y Coahuila, adeudan a empresas asociadas a la Confederación más de 20 millones de pesos.
 
Precisó que las deudas totales de los proveedores suman más de 40 millones de pesos.
 
Gilberto Ortiz, vicepresidente del sector químico, señaló que en este año la actividad fabril fue la más golpeada ante la falta de ventas, mientras que los servicios crecerán este año.
 
Subrayó que al interior de la industria de la transformación existe desesperación entre los empresarios, porque a unos días de que concluya el año no cuentan con liquidez.
 
También admitió que la cobranza de las cuentas de muchas industrias a sus proveedores se ha dificultado cada vez más y para evitar que se abulten aún más las deudas, evitan surtir pedidos.
 
Señaló para la industria de la transformación, la actividad económica débil continúa siendo el principal factor que obstaculiza su actividad y que ha impactado a la expectativa de invertir, tan es así que en los últimos meses, menos de 10 por ciento de las empresas invirtió en maquinaria o construcción.