Archivo

Crece la influencia de los mexicanos en bancos globales

07 febrero 2014 5:55 Última actualización 29 julio 2013 6:20

[Bloomberg]


 
 
Jeanette Leyva Reus
 
 

El talento de los ejecutivos mexicanos gana cada día mayor terreno en el sistema bancario internacional, lo que también se refleja en los ingresos que perciben.
 
 
Manuel Medina Mora, copresidente de Citi y encargado de Banca de Consumo Global del grupo, es el primer mexicano en tener una posición de este tipo en un banco mundial, que desempeña desde enero de este año.
 
 
Otro mexicano que forma parte del equipo directivo de un banco global es Ignacio Deschamps, quien desde hace un año funge como director general de Banca Retail de BBVA.
 

De acuerdo con los reportes financieros de Citi, Medina Mora ha registrado en los últimos 3 años un incremento importante en sus ingresos.
 
 
Por concepto únicamente de salarios, en los últimos 3 años percibió 545,000 dólares anuales, pero los montos de las compensaciones que se hacen públicas incluyen capital asimilable a salario, acciones trasferibles y acciones exigibles a futuro, entre otros activos.
 

Debido a ello, en 2010 registró un ingreso de 10 millones 117,000 dólares; en 2011, de 11 millones 447,000 dólares, y en 2012 percibió 15 millones 132,000 dólares.
 
 

En los 3 últimos años, estos ingresos fueron superiores incluso a los que percibe el presidente de Citi, Michael Corbat, quien en 2010 percibió 8 millones 23,000 dólares; en 2011, 10 millones 659,000 dólares, y en 2012, 12 millones 378,000 dólares.
 
 

Paulo Carreño, director de Comunicación de Banamex, explicó que Citigroup cumple con rigor uno de los más estrictos procesos de gobierno corporativo en el sector financiero a nivel mundial.
 
 
“En este contexto, destaca por su capacidad de mantener un diálogo permanente con sus clientes, accionistas, consejeros, autoridades y colaboradores”.
 
 
Como resultado de esto, detalló que Citigroup actualizó el modelo de compensación para sus colaboradores y altos ejecutivos, con el aval del consejo y tomando en cuenta las condiciones del mercado laboral y los incentivos para la productividad en el segmento.
 
 
Las compensaciones extraordinarias incorporan indicadores de gestión, así como el desempeño de la compañía, el precio de la acción en comparación con instituciones similares y el retorno de activos, indicó.
 

En España, por la crisis del sistema financiero, los sueldos de los principales ejecutivos se han reducido; en BBVA, su presidente, Francisco González, registró una disminución en su salario de 40%, por lo que en 2012 ganó 2.96 millones de euros (3.9 millones de dólares).
 

Deschamps, como responsable de los negocios minoristas, percibe alrededor de 300,000 euros (casi 400,000 dólares), tomando como referencia lo que ganan otros directores con responsabilidad similar.
 
 
Emilio Botín, presidente de Banco Santander, también obtuvo el año pasado unos tres millones de euros.