Archivo

Costaría hasta 0.2% del PIB daños por Ingrid y Manuel

07 febrero 2014 3:46 Última actualización 29 septiembre 2013 13:43

 [Es prioritario aprobar la reforma hacendaria para obtener más recursos, subrayan analistas / Cuartoscuro]  



Notimex

El paso de los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel por 22 de las 32 entidades tendría un costo para el país de hasta 0.2 por ciento en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), coincidieron analistas de grupos financieros.

La Secretaría de Hacienda anunció el sábado que el efecto neto sobre la tasa anual de crecimiento del PIB es una disminución en 0.1 puntos porcentuales, con datos preeliminares, por lo que la economía crecería este año 1.7 por ciento.

El economista principal de Análisis Macroeconómico sobre México de BBVA Research, Arnoldo López Marmolejo, refirió que si bien la pérdida calculada por los eventos es de entre 0.1 y 0.2 por ciento del PIB, tras las inversiones en capital que se harán con motivo de la reconstrucción el costo final sería de menos 0.1 por ciento del PIB en el agregado.

Los efectos en la economía, detalló, se verán por el lado de las cuotas fiscales al dejar de recibirse ingresos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), lo que se traduce en faltantes, que aunque son moderados estos probablemente se financiarán con mayor déficit público.

El otro efecto es la inflación, señaló, que obviamente al haberse dañado cosechas se espera que hacia el mes de octubre se observe un repunte en la inflación por la parte de los precios agrícolas, aunque no se sabe a qué magnitud.

Respecto a los recursos del Fonden, consideró que lo que se necesitará a futuro es tener fondos más amplios para reconstrucciones de ese tipo, dadas las características geográficas del país y dados los niveles de recursos será necesario que su gasto sea más transparente y enfocado a recuperar los bienes destruidos.

Otro factor que debiera desarrollarse, comentó, es el de contar con seguros para infraestructura y bienes públicos, ya que actualmente los edificios de gobierno tienen seguro contra eventos de este tipo, pero la infraestructura pública y las cosechas no lo tienen, por lo que hay que seguir trabajando en ello y proteger los bienes.

En opinión de Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero, hasta la fecha el gobierno ha priorizado mantener el nivel del gasto, por lo que ante la desaceleración de los ingresos, estaría optando por una ampliación en el déficit.

De hecho, recordó, está fue una propuesta antes de que se dieran los eventos climatológicos, así que se esperaría una mayor presión en ese déficit fiscal de entre 0.4 hasta un 0.8 por ciento, el cual será controlable dependiendo de los ingresos con los que se cuente en 2014, ya sea con o sin reformas.

Otra opción para enfrentar la reconstrucción, dijo, es la reorientación del gasto, especialmente el social, ya sea adelantando el que aún falta por ejercerse o concentrándolo en las zonas dañadas a fin de destinarlo a las áreas productivas que sufrieron percances.

En su opinión, "la factura es tener un mayor déficit o un reacomodo del gasto, es decir, desviar temporalmente recursos de unos sectores a otros".

A decir de Sergio Martín Moreno, economista en Jefe de HSBC para México, no se ve un incremento del déficit, ya que este se da para apoyar la recuperación más firme de la economía y que este año tuvo momentos difíciles independientemente de los efectos de los huracanes.

Así como por la falta de un programa de ahorros versus aumento de impuestos en la propuesta de Reforma Hacendaria, por lo que es dudoso que haya un aumento del déficit.

De ahí, subrayó, la opción más viable del gobierno es reducir gasto corriente en 2014 y asignar los recursos a los proyectos de reconstrucción, especialmente de infraestructura, ya que aplicar esta medida en 2013 sería muy complicado, porque ya se trae una dinámica y aceleración de gasto por secretaria.

Además, señaló, los poco más de 12 mil millones de pesos con los que cuenta el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), son suficientes para iniciar los trabajos en lo que resta de este año, para luego definir el presupuesto para estas labores en 2014.

Para la subdirectora de Estrategia Económica del Grupo Financiero Ve por Más (Bx+), Janneth Quiroz Zamora, otra opción sería adelantar la implementación y los recursos del Plan Nacional de Infraestructura en cuanto al rubro de infraestructura (caminos y carretas).

En opinión de Gabriela Siller Pagaza, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, estos eventos pueden ser oportunidad para que el gobierno inicie un uso más eficiente de los recursos, enpecialmente en gasto corriente y dirigirlos a reconstrucción de infraestructura.

En materia fiscal, señaló, la manera más sencilla para obtener recursos sin aumentar el déficit es aprobar y hacer efectiva la reforma hacendaria, especialmente en el caso del IVA en bebidas endulzadas y gravar las ganancias en la Bolsa Mexicana de Valores, ya que representan recursos extras.