Archivo

Contracción económica para turismo mexicano si el IVA pasa de 11 a 16 por ciento

07 febrero 2014 3:44 Última actualización 09 septiembre 2013 18:46

 [Empresarios señalan que ello incrementaría el costo de bienes e insumos prioritarios para el ramo/ Cuartoscuro]


 
 
Norma Anaya Rojas
 
 
 
El sector empresarial y turístico manifestó su preocupación por el posible incremento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 11 al 16 por ciento, pues la homologación nacional, significaría la pérdida de competitividad y contracción económica para estados eminentemente turísticos, como es el caso de Quintana Roo.
 
 
Acciones de esta naturaleza, junto con otros aspectos como el no prorrogar el régimen de región fronteriza, que da a la entidad beneficios y exenciones arancelarias para el impulso de la actividad económica más importante como  es el turismo, dejarían a la entidad fuera del mercado competitivo en relación con otros destinos de la región. 
 
 
El presidente de la Asociación de Hoteles, Roberto Cintrón Díaz del Castillo, comentó en Cancún, Quintana Roo, que la aprobación del incremento de la tasa del IVA y la pérdida del régimen de región fronteriza, provocarían de manera inmediata el incremento de precios de muchos bienes e insumos prioritarios para la hotelería.
 
 
Para la operatividad del sector, que sólo en Cancún alcanza las 23 mil llaves hoteleras, se importan muchos productos y artículos, como muebles, ropa, elementos decorativos, alimentos, carnes, entre muchos otros, y el incremento de precios en cadena, “muy probablemente nos sacaría del mercado competitivo”.
 
 
“Tendríamos que trabajar muy fuerte para no perder  mercado ante islas como República Dominicana, que es la principal competencia en el Caribe”.
 
 
Cabe señalar que el estado de Quintana Roo es el principal generador de divisas turísticas del país, al reportar el arribo de más de 7 millones de visitantes al año y contar con una oferta hotelera de 84 mil cuartos de hotel.
 
 
Señaló además que ya se autorizó el incremento del impuesto estatal  a la nómina, estimado entre un 2 y 3 por ciento, que comenzará a aplicarse a partir del 17 de septiembre próximo, “vamos a ver cómo lo absorbemos”, pero  un nuevo aumento en tarifas, significaría pérdidas importantes, pues la industria se vende por anticipado.
 
 
Aun antes de que se diera a conocer la propuesta de reforma por parte del gobierno federal, el presidente del Centro Coordinador Empresarial (CCE), Rafael Lang Uriarte, llamó al sector empresarial a forman un frente común para evitar un incremento al IVA del 11 al 16 por ciento y la pérdida de privilegios que da al estado el régimen de región fronteriza, que concluye con base en el decreto actual el 31 de diciembre próximo, pues la región en su conjunto sufriría  una contracción económica importante.
 
 
Reconoció en su momento que no era tema fácil, pero buscarían toda la ayuda posible para llegar a las autoridades correspondientes en la materia, para lo que no descartaban, incluso, alianza con los estados del norte del país.
 
 
Los efectos de la aprobación de un aumento al IVA repercutirían de manera directa en otras ramas de la actividad productiva del estado, como es el caso de los proveedores, agencias aduanales, restaurantes y prácticamente todos los que integran la cadena económica de Quintana Roo.