Archivo

Continúa el riesgo de tragedia en guarderías del DF

12 febrero 2014 4:15 Última actualización 05 junio 2013 7:2

[Fotos: Rosalía Servín]  EL FINANCIERO pudo constatar  que infinidad de éstas se ubican cerca de restaurantes, baños y hasta tanques de gas. 


 
Rosalía Servín Magaña
 
A 4 años de la tragedia en la guardería ABC, y no obstante las reformas legislativas, aún persisten graves riesgos en numerosas guarderías del país. Tal es el caso de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) del Distrito Federal, muchos de las cuales se ubican en mercados públicos.
 
Durante un recorrido realizado por algunas de estas guarderías, ubicadas en mercados de delegaciones como Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Miguel Hidalgo, EL FINANCIERO pudo constatar la situación de riesgo que guardan estas estancias infantiles, la mayoría de las cuales se ubican en cercanías de restaurantes, baños públicos e incluso de tanques de gas estacionarios.
 

 
Uno de muchos ejemplos es el Cendi 'El Chorrito', que se encuentra en el mercado del mismo nombre en la delegación Miguel Hidalgo. Pese a ubicarse en la parte trasera del mercado y con una entrada alterna, la estancia se encuentra a escasos metros de locales de comida, baños y, peor aún, de tanques de gas rodeados de carteles que paradójicamente advierten de los riesgos: “Peligro. Gas inflamable”. “Se prohíbe el paso a cualquier persona no autorizada”.
 
Es también el caso de los Cendis 'Zacatito', 18 de marzo o Garda, los cuales también están dentro de las instalaciones de los mercados del mismo nombre.
 
Esto sucede pese a que la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, que desde 2011 rige en el país, establece que ningún establecimiento que por su naturaleza ponga en riesgo la integridad física y emocional de niños y demás personal, podrá estar ubicado a una distancia menor a 50 metros.
 
Esta normatividad estipula también, entre otros puntos, que estos centros deberán contar con instalaciones hidráulicas, eléctricas, contra incendios y de gas óptimas; definir rutas de evacuación, señalización y avisos de protección civil, así como el sitio de refugio al que se les conducirá en caso de siniestro, el cual tiene que estar lejos del paso de cables que conduzcan energía eléctrica y de ductos de gas o sustancias químicas.
 


 
“Bombas de tiempo”
 
De acuerdo con el delegado de Iztapalapa, Jesús Valencia, los mercados son unas “bombas de tiempo”, que en cualquier momento pueden “estallar” debido a su deterioro.
 
Por ello, informó que no sólo serán restaurados estos comercios, sino que se sacarán de ellos a las guarderías, para reubicarlas. Aunque este proceso ya comenzó a hacerse en mercados como el Escuadrón 201 e Iztapalapa, hay otros donde el riesgo se mantiene como es el caso del Cendi Sector Popular o el de Constitución de 1917. Peor aún, hay delegaciones que no contemplan esta posibilidad.
 

[La fachada blanca es una guardería; a un lado están tanques de gas estacionario]
 
 
Tal es el caso de Iztacalco, delegación cuyos 15 Cendis se encuentran instalados en mercados.
 
“Todos están localizados en mercados porque originalmente fueron diseñados de esa manera”, señaló Aurelio A. Reyes García, director general Jurídico, de Gobierno y Protección Civil de esa demarcación, quien añadió que, “si así es la realidad”, lo que están buscando “al menos”, son dar las garantías mínimas indispensables en términos de seguridad.
 
Indicó que desde su llegada la nueva administración recorrió todos estos centros y mercados, donde detectaron algunos tanques de gas en mal estado, caducos e incluso con fugas, como fue el caso del mercado de Pantitlán, los cuales ya fueron sustituidos. Según el funcionario, por tanques en malas condiciones “no hay riesgo”.
 

 
El otro aspecto que han estado revisando, es el de las salidas y accesos a los Cendis, garantizando que estén liberados y que no sean las entradas principales a mercados.
 
Incluso aclara que los Cendis no están colindando con tal o cual puesto, pues tienen una “sutil” distancia con el mercado.
 
Sin espacios
 
--¿Y no hay plan de reubicación?, le preguntó este diario.
--Es que no hay espacio, más que un plan, la administración de espacios que tenemos no nos ha permitido ahorita considerar esa posibilidad.
Explicó que el problema principal de las delegaciones es que dependen del Gobierno del Distrito Federal (GDF) para la asignación de los espacios, pues la delegación no tiene inmuebles propios.
 
“Si quisiéramos hacer esto, que es lo ideal, necesitaríamos nuevos espacios y esos sólo podemos obtenerlos mediante la asignación del GDF, a través de la Oficialía Mayor o del patrimonio inmobiliario”, sostuvo.
 

 
Por lo pronto, dijo, están llevando a cabo programas para hacer simulacros en mercados, así como asambleas para reiterar aspectos de derechos y obligaciones de locatarios, lo que cruza con obligaciones en materia de seguridad.
 
En cuestión de instalaciones eléctricas, Reyes García señaló que están empezando a trabajar con la CFE, haciendo un levantamiento de zonas que requieren nuevas instalaciones. Sin embargo, dijo que no todo es viejo, toda vez que los mismos locatarios han atendido este problema y modernizado instalaciones.
 
“El gobierno ha sido muy estricto con las guarderías privadas, cosa que se reconoce, pero con el tema de los Cendis, que dependen de las autoridades públicas, han sido sumamente flexibles”, afirmó el diputado Orlando Anaya González, integrante de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la ALDF.
 

 
Según refirió, no se han invertido recursos para modernizar y adecuar las instalaciones en torno a la seguridad y protección civil de estos centros, ni en supervisar si se cumple con la normatividad vigente.
 
Anaya recordó que recientemente se aprobó una ley (para la Prestación de Servicios de Atención, Cuidado y Desarrollo Infantil en el DF), que una vez que entre en vigor, dotará de mayores facultades al gobierno en esta materia y se podrá actuar de forma permanente en torno a estos problemas.
 
 
Otra delegación que ha admitido el peligro que representa tener a los niños cerca de tanques de gas, instalaciones eléctricas y espacios insalubres, y ha buscado la reubicación de sus Cendis es Benito Juárez, quien no obstante aún mantiene dos centros en estas condiciones: el de Álamos y La Moderna.
 
Las autoridades delegacionales aseguraron que desde 2011 comenzó la reubicación de sus Cendis. Dieron a conocer además que en el caso de Álamos y La Moderna se tiene previsto su traslado al que será el nuevo Cendi Modelo Soluciones, que se ubicará en la calle de Matías Romero en la colonia Letrán Valle, donde se tiene prevista su inauguración el próximo 3 de julio.
 
Tlalpan también fue de las delegaciones que, a pesar de contar con sólo cinco Cendis, tuvo que realizar remodelaciones e incluso hasta reconstrucción total de un centro, al considerarlo en riesgo.
 
En entrevista, Maricela Contreras, delegada de Tlalpan, aseguró que ninguno de los Cendis de su demarcación se encuentra ubicado en mercados públicos, aunque sí admitió que encontraron problemáticas en ellos que, dijo, “han logrado resolver”.
 

 
Por ejemplo, señaló que “las reparaciones tuvieron que ver con servicios de mejores sanitarios, las cocinas o el equipamiento de espacios”. La delegada detalló que estas reconstrucciones se hicieron en los Cendis de Villa Coapa y Lomas Hidalgo.
 
“No consideramos que tengan problemas severos que impidan la prestación del servicio”, afirmó Contreras tras señalar que actualmente trabajan en la propuesta de lineamientos para Cendis que permitan un mejor desarrollo de los niños, así como en programas de protección civil.
 
En el caso del Cendi Cabaña Encantada de Pedregal de San Nicolás, se tuvo que reconstruir en su totalidad, pues a decir de su directora, Lilian Hernández, aunque era una “belleza”, representaba un gran riesgo, toda vez que su estructura era totalmente de madera.
 
Aún así, todavía está en espera de algunas modificaciones importantes, como la reubicación de su tanque de gas, que todavía se encuentra en la parte baja del edificio y junto al bóiler, lo que de acuerdo a Protección Civil, no puede permanecer así.


 

Legado de Uruchurtú
 Fue entre 1952 y 1958 cuando Ernesto P. Uruchurtu, entonces regente del Departamento del Distrito Federal, inicio con obras destinadas a mejorar los mercados de la ciudad y asignó un espacio para el cuidado de los hijos de los locatarios.El Mercado El Volador, en el Centro Histórico, fue el primer establecimiento que tuvo una guardería.En 1970 la SEP creó la Dirección General de Centros de Bienestar Social para la Infancia, con facultades para coordinar y normar no sólo las guarderías de la secretaría, sino también las de los mercados públicos de las 16 delegaciones, por lo que se cambió la denominación de guarderías por Centros de Desarrollo Infantil.En 1985 la ciudad de México contaba con 35 estancias en mercados públicos.
 
Actualmente existen 244 Cendis que dependen directamente de las delegaciones políticas, la mayoría de los cuales se ubican en las demarcaciones de:Gustavo A. Madero (cerca de 40 centros)Cuauhtémoc e Iztapalapa (alrededor de 30)Venustiano Carranza (26)Miguel Hidalgo (18)Coyoacán (18)Iztacalco (15)Azcapotzalco (13)Alvaro Obregón (12)Tláhuac (8)Milpa Alta (7)Cuajimalpa, Benito Juárez y Xochimilco (6)Tlalpan (5)Magdalena Contreras (4)
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.