Archivo

Conade busca más gente extraordinaria

06 febrero 2014 6:54 Última actualización 21 noviembre 2013 5:55

 [La depedencia acepta que un Teletón sería afortunado para apoyar el desarrollo de los atletas discapacitados / Cuartoscuro]


 
 

Nancy González Gea
 

Medallas, esfuerzo, sacrificio, alto rendimiento. Todos son conceptos inherentes al deporte de élite, los cuales se magnifican cuando se habla de atletas paralímpicos, quienes pese a las carencias para practicar sus disciplinas, se las han arreglado para poner a México entre los mejores del orbe.
 

La situación de los deportistas de élite, refiere Othon Díaz, subdirector de Calidad para el Deporte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), es hasta cierto punto cómoda, pues de acuerdo a la operación del reglamento de becas, reciben apoyo del fideicomiso Fodepar (Fondo Nacional para el Deporte de Alto Rendimiento).
 
“En este caso, el presupuesto para ellos funciona igual que para los deportistas convencionales, es decir, cuando obtienen ciertos resultados en competencias internacionales, se les otorgan becas similares y tienen todo lo necesario para su preparación: entrenadores, equipo multidisciplinario, viajes de fogueo. El problema viene con los que no han llegado a ese nivel”, explicó.
 
Señaló que en lo que se refiere a los programas de desarrollo de talentos y reserva nacional, la Conade cuenta con un presupuesto para atender a las nuevas generaciones del deporte convencional, no así en el adaptado.
 
 
Falta dinero
 

“No tenemos recursos para ellos. En los institutos del deporte de los estados hay presupuesto para contratar entrenadores que desarrollen talentos, pero no para el deporte de paralímpico. Prácticamente se desarrollan solos hasta que por su calidad destacan y acceden a las becas, pero obviamente el número es muy bajo”, agregó Díaz.
 
Este problema requiere una solución por lo que, la idea de un teletón para captar recursos que se inviertan en las nuevas generaciones parece buena.
“La verdad, toda ayuda es bien recibida. En este momento sostengo reuniones para ver de qué forma allegarnos recursos para el deporte paralímpico, sobre todo en las categorías infantiles y juveniles. En ese contexto sería bueno que pudiera llegar un apoyo de esa manera”, dijo.
 
Por el momento, el impulso a las nuevas generaciones llega a través del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), donde inician su carrera deportiva jóvenes en silla sobre de ruedas, ciegos y débiles visuales, sordos, con parálisis cerebral, así como con discapacidad intelectual.
 
 
Todos iguales
 

De lo anterior dan testimonio atletas de alto rendimiento como Ivonne Reyes, de 40 años, velocista, y Alfonso Zaragoza, de 34 años, fondista, ambos de la categoría T54, para deportistas en silla de ruedas sin sensibilidad en la parte inferior del cuerpo.
 
“La que se había puesto límites era yo. En cuanto dejé de compadecerme y me puse como objetivo destacar en el deporte, las cosas cambiaron para bien. Cuando empecé todavía había mucha discriminación hacia nosotros, pero el DIF siempre nos brindó apoyo. Sin embargo, sí es cierto que al principio cuesta trabajo, porque no tenemos los recursos suficientes”, expresó Reyes.
 
En tanto, Zaragoza señaló que su llegada al deporte fue casual, pues hace 13 años se acercó directamente al Centro Paralímpico Mexicano al descubrir competencias en silla de ruedas y ahí mismo lo valoraron, dándole apoyo para competir en pruebas de fondo.
 
“Pero ahora veo otros muchachos que empiezan en el DIF, aunque a muchos les cuesta trabajo destacar, porque no tienen los implementos necesarios”, apuntó.
 
Sin embargo, la idea de un teletón no le parece apropiada. “Sería bueno, pero eso le corresponde al gobierno, tal como hacen para apoyar a los otros deportistas (convencionales). Creo que merecemos lo mismo de parte de la Conade”.
 
En cambio, Othón Díaz sostiene que esto no es posible por lo limitado del presupuesto, por lo cual, la intervención de fundaciones e iniciativa privada sería vital para impulsar el deporte paralímpico.
 
“Nosotros no estamos facultados para organizar algo así, pero si las empresas se involucraran, podríamos solucionar muchas carencias de los jóvenes y niños que luchan por destacar. De esa forma podríamos apoyarlos como se merecen”, concluyó.