Archivo

¿Cómo se forma a los futuros emprendedores?

10 febrero 2014 4:57 Última actualización 18 agosto 2013 5:42

 [La semilla del emprendedurismo está en lo que el niño aprende en su casa, destaca BusinessKids. / Cortesía]  


 
Janeth Ochoa
 
El fracaso de los emprendedores mexicanos llega por la falta de cultura en este tema desde pequeños y por estar educados a buscar un empleo por encima del autoempleo, señala María del Carmen Cabrera, directora de BusinessKids, que se dedica a estimular el desarrollo emprendedor de los niños.
 
BusinessKids, programa creado por la empresa Comercio Internacional Mexicano S.A de C.V, encontró que el 90% de los adultos que buscan abrir un negocio y provenían de familias no emprendedoras fracasaban en el intento, pese a tener el dinero y el proyecto.
 
El tropiezo se debía a que muchas veces se paralizaban al entrar en un estado de incertidumbre o de inestabilidad económica o simplemente no sabían cómo reinventar sus empresas, mientras que el 80% de los que lograron seguir su proyecto a largo plazo venían de una familia emprendedora.

 
“Cuando la gente emprende, normalmente, es porque viene de familia de emprendedores, no importa el nivel, desde los que en su casa trabajaban con un carrito de hot dog o los que tenían una gran empresa, la semilla está en todo lo que el niño aprende en su casa con sus papás”, dice María del Carmen Cabrera.
 

En México, el 80% de los pequeños negocios que se abren quiebran a los dos años de existencia, según datos de la empresa creadora de BusinessKids,
 
La formación de un emprendedor no se limita a una asignatura, es una actitud ante la vida y una forma de ver el mundo. De ahí la importancia que desde pequeños se enseñen diversos valores a los niños que les hagan creer que pueden ser sus propios jefes.

 
La infancia es el momento perfecto para despertar el espíritu emprendedor, ya que ésta es la etapa más creativa del ser humano.
 

“Más que nada es una formación mental, de ahí nos basamos para enseñarle al niño que es capaz de lograr cuanto se proponga y que pierda el miedo”, cuenta María del Carmen.

 
 
¿Quiero que mi hijo gane su primer millón antes de los 25 años?
 

En los últimos años se han escuchado casos de adolescentes que se han convertido en millonarios, el último de ellos fue Nick D’Aloisio, quien con sólo 17 años vendió su aplicación Summly a Yahoo!
 
¿Qué lleva a estos chicos a cumplir sus sueños? La respuesta: rompen paradigmas y nada parece imposible para ellos.
 
La mayoría de estos pequeños emprendedores se mueven por el placer del logro, algo que según BusinessKids es básico para que los chicos se mantengan interesados.
 
“Lo que nosotros les inculcamos es que en un negocio no solo se gana dinero, les enseñamos que es mucho más, que un emprendedor hace mucho más por el logro, por el sueño y que al tener tu propio negocio logras una autorrealización”.
 
Así que si deseas que tu hijo se convierta en un emprendedor exitoso no olvides estos puntos:
 
Déjalo soñar.- Si tu hijo dice que quiere ser astronauta, mago o inventor, nunca le digas que no puede, porque le estarás quitando la capacidad de soñar y de emprender. No importa que quiera iniciar un negocio de bomberos, déjalo seguir imaginando y manteniendo su idea, sobre todo si tiene menos de 6 años. 
 
Ambición sobre el logro.- Inculca a los pequeños que se tiene que luchar para lograr las metas y trabaja con ellos para que desarrollen tenacidad.
 
Desarrollo de autoestima.- Es importante que los niños sepan que todo es posible y que aquello que se propongan lo pueden lograr si se esfuerzan. Además, hay que formar el temple del emprendedor, prepararlos para aguantar tiempos buenos y malos sin abandonar su proyecto.
 
Educación financiera.-  Los niños deben aprender a cuidar el dinero y administrarlo, pero también hay que enseñarles que se puede ser flexible y que siendo emprendedor su salario no será siempre el mismo.
 
Vivir la experiencia.-  Es imposible que alguien que hoy tiene éxito no cuente que alguna vez tuvo un fracaso, ya sea grande o chico, pero es importante subrayar a los niños que se aprende tropezándote, levantándote y volviendo a caer.
 
El éxito se construye de experiencias y crearlas desde la infancia facilita mucho el camino.
 
Deje a tus hijos vivir la experiencia, que no se queden con las ganas de realizar algo que quieren, pues la enseñanza que les quedará es “puedo hacerlo”.