Archivo

¿Cómo se entienden un tepiteño y chino?

12 febrero 2014 5:1 Última actualización 27 marzo 2013 8:33

[Tepito. Foto: Cuartoscuro] Los mexicanos no hablan mandarín ni los chinos español: el regateo y las calculadoras son sus métodos de comunicación. 


 
Miguel Ángel Pallares Gómez
 

Comerciantes chinos y tepiteños hacen negocios en China de una forma peculiar, sin hablar mandarín ni inglés, sólo con calculadora y regateos a la brava, aseguró Alfonso Hernández, director del Centro de Estudios Tepiteños de la Ciudad de México.
 
"Los amigos de Tepito que van allá no saben de mandarín ni de inglés, pero sabemos que en China se mienta la madre, se dice pinche wey y muchas expresiones propias del barrio. Ahí el trato es de cabrón a cabrón, no se dejan amilanar", comentó en entrevista el también cronista del barrio.
 
Desde hace unos 10 años, un grupo de comerciantes mexicanos llamados los 'Marco Polo de Tepito' viajaban entre 1 o 2 veces por mes al país asiático en busca de mercancías y tendencias en el mercado. La mercancía llega a México en contenedores por barco o por avión, pero al ser trasladada a Tepito sufre los estragos de la delincuencia.
 
Ello ha propiciado que ahora los viajes de los tepiteños a China sean casi cada 2 meses.
 
"La comunicación es una calculadora, no hay más que estar manejando la calculadora, bájale y bájale, si no, no te compro, el típico que se da la media vuelta y luego regresa, es un regateo.
 
"Se había dicho que Tepito ya tenía una oficina comercial en China, lo cual no es cierto, lo que estamos haciendo, lo que hacen los Marco Polo de Tepito, es lo que hacían los pochtecas: ir a ver rutas comerciales y ver cómo se comercia, qué es la moda, cómo viene, qué hay que hacer, ésa es la función.
 
"La gente va de viaje y en un avión pueden encontrarse 20 tepiteños, pero llegando allá cada quien agarra su camino, uno va a comprar bisutería, otro va a comprar lentes, otro chacharitas, otro compra ropa.
 
"No compran en grupo ni van con los grandes consorcios, van con la gente que está fabricando en sus casas, con la gente que está afuera del circuito mayoritario, porque allá igual que aquí hay un grupo que controla. En China lo que está rifando es que las marcas de más prestigio ya se fueron para allá por el costo", relató Hernández.
 
Según el cronista, las mercancías chinas en Tepito, las cuales llama 'chinaderas', representan menos de 5% de la oferta de productos del tianguis del barrio. "La oferta de Tepito incluye cosas nuevas, usadas, recicladas, importadas y quizá algunas que el único defecto que tienen es que son robadas", añadió.
 
La posición de Hernández es clara: "el país se está llenando de chinaderas y estamos generando empleos en otros países y aquí no, por eso nosotros tratamos de reivindicar la economía informal del tianguis de Tepito como una modesta fábrica social contra la poderosa industria del crimen con la que tratan de criminalizar al barrio".
 
El cronista detalló que de China se importa principalmente ropa, aunque también bisutería y cosméticos, mientras que de Estados Unidos se adquieren artículos de electrónica.
 
Comercio
 
Desde 1990, México ha registrado una balanza comercial deficitaria con China. En 2012, nuestro país importó 56,936 millones de dólares del país asiático y exportó 5,720 millones de dólares, es decir, de cada 10 dólares importados, sólo exportamos uno.
 
En 2010 los principales productos chinos importados fueron bienes de capital y bienes intermedios, los cuales son utilizados para fabricar algún otro artículo, indicó el Centro de Estudios China-México (Cechimex).
 
Desde 2003, China es el segundo socio comercial de México y en 2008 ambas naciones firmaron el Acuerdo para la Promoción y la Protección Recíproca de las Inversiones (APPRI) para incentivar el comercio y las inversiones bilaterales.