Archivo

¿Cómo ligar productividad con incremento de salarios?

10 febrero 2014 4:52 Última actualización 13 julio 2013 7:37

[Bloomberg] 


 
 
Cuando las empresas tienen trabajadores “altamente comprometidos” pueden incrementar sus ingresos operativos hasta en 19%, mientras que sus ganancias por acción podrían subir en 28% y sus ingresos netos pueden triplicarse, revela un estudio de la firma de recursos humanos Kronos Latinoamérica.
 
En cambio, si los empleados “no se ponen la camiseta de sus empresas”, los ingresos operativos de la empresa pueden caer hasta en 32% y las ganancias por acción podrían descender hasta en 11%.
 
Para que tanto empresas como trabajadores vean una mejora en el corto plazo de sus ingresos, como resultado de mayor productividad laboral, será necesario que sigan por lo menos tres pasos: automatizar procesos ineficientes, ajustar horas de trabajo con el volumen de producción e incentivar al personal.
 
Sin embargo, Eduardo Rodríguez Oreggia, director del Doctorado en Políticas Públicas de la Escuela de Graduados en Administración Pública (EGAP) del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, considera que un aumento en los salarios no vendrá de la noche a la mañana.
 
Necesariamente –explica– la economía debe crecer y al mismo tiempo las organizaciones empresariales deben disminuir su grado de informalidad, toda vez que de acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, la productividad de las empresas informales es 45% más baja que la que se observa en el sector formal.
 
Jaime Cardoso, director de Mercadotecnia de Kronos Latinoamérica, comentó que para lograr que la productividad se traslade al bolsillo de los trabajadores, las empresas deberán entrar en un proceso de eficiencia que deberá tener al trabajador en el centro de sus políticas.
 
Detalla que para elevar los salarios al personal, se debe trabajar en estándares laborales, y ejemplifica: “si hablamos de una tienda departamental y tengo cajeros, yo sé cuántas transacciones puede tener el cajero en cierto tiempo. Todos aquellos cajeros que están por arriba de un promedio de las transacciones promedio son los que pudieran tener un bono de productividad”.
 
En ese sentido, Rodolfo González, secretario general de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), señala que el sector sindical propondrá en el Comité Nacional de Productividad que se establezcan estándares laborales por industria, por sectores y luego por áreas.
 
“Las compañías son las que deben definir estos estándares laborales y las métricas que definan su productividad. No es lo mismo medir la productividad del sector automotor que la del sector de servicios o de la industria azucarera”, expuso.
 
En INFORMALIDAD 60% de la población ocupada
 
El rezago de la productividad laboral de nuestro país se explica por la informalidad en que se encuentra 60% de la población ocupada (30 millones de mexicanos), además del bajo ritmo del progreso técnico en los sectores a nivel estatal, sostiene Hugo Beteta, director de la Sede Subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en México.
 
De acuerdo con la Cepal, 45.8% de los empleos se concentra en sectores de baja productividad y bajos salarios; sin embargo, ese tipo de puestos de trabajo aporta sólo 9.8% del Producto Interno Bruto (PIB).
 
En contraste, y pese a que los empleos de alta productividad aportan 66.9% del PIB, sólo 23.8% de las plazas laborales se generan con ese nivel, que se localiza en actividades de exportación y en las empresas de gran escala operativa y cuya productividad laboral por ocupado es similar a la de economías desarrolladas.
 
Según señala el Índice de Productividad México del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), Nuevo León, Estado de México y Coahuila, estados industrializados y con una tasa de informalidad menor a la nacional, que se ubica en 60%, son las tres entidades del país que presentan un nivel muy alto de productividad.
 
En cambio, Chiapas, Oaxaca y Guerrero son los de más baja productividad y ocupan los últimos sitios en el índice del CIDAC.
 
¿Qué dice la reforma laboral sobre la productividad?
 
Capítulo III Bis.- De la Productividad, Formación y Capacitación de los Trabajadores
 
Artículo 153-A. Los patrones tienen la obligación de proporcionar a todos los trabajadores, y éstos a recibir, la capacitación o el adiestramiento en su trabajo que le permita elevar su nivel de vida, su competencia laboral y su productividad, conforme a los planes y programas formulados, de común acuerdo, por el patrón y el sindicato o la mayoría de sus trabajadores.
 
Artículo 153-J. Para elevar la productividad en las empresas, incluidas las Mipymes, se elaborarán programas que tendrán por objeto: Hacer un diagnóstico objetivo de la situación de las empresas en materia de productividad.
 
Implementar sistemas que permitan determinar en forma y monto apropiados los incentivos, bonos o comisiones derivados de la contribución de los trabajadores a la elevación de la productividad que se acuerde con los sindicatos y los trabajadores.