Archivo

Cometen el robo de joyas más grande del mundo

10 febrero 2014 5:21 Última actualización 29 julio 2013 11:45

[Reuters] 


 
AP
 
PARÍS.- A pesar de la presencia de guardias de seguridad, un hombre con el rostro cubierto por una bufanda, guantes y gorra se robó joyas por un valor de 136 millones de dólares (103 millones de euros) de una exhibición en un lujoso hotel de Cannes, informaron las autoridades el lunes, cometiendo el mayor atraco de joyas en el mundo.
 
Previamente, el mayor robo había sido el registrado en Amberes en 2003, cuando 120 cajas de seguridad de las 160 que albergaba el Centro del Diamante fueron saqueadas y el botín se valuó en 100 millones de euros, según el diario británico The Telegraph.
 
Inicialmente la policía había dicho que el robo del domingo en el Hotel Intercontinental Carlton había sido por un valor de 40 millones de euros (53 millones de dólares), que de por sí sería un valor insólito.
 
Philippe Vique, fiscal en el poblado de Grasse en la Riviera Francesa, dijo que el valor había subido a raíz de un examen completo por parte del organizador de la exhibición, basado en Dubai.
 
El asalto parecía ser astuto, aunque logísticamente simple. El ladrón entró en los portones del hotel que dan hacia la Croisette, apuntó a los presentes con su pistola, se llevó las joyas y huyó a pie, dijo Viques.
 
Agregó que el suceso no duró más de un minuto y que estaban allí tres guardias de seguridad privados, dos vendedores y un gerente de la exhibición.
 
No había clientes presentes en ese momento, dijo.
 
"Tomó un bolso con un maletín y una caja pequeña, y huyó por uno de los portones", expresó Vique añadiendo que no hubo un vehículo de fuga. "Se fue a pie... fue muy rápido".
 
Jonathan Sazonoff, editor en Estados Unidos del sitio de internet Museum Security Network y experto en robos de objetos valiosos, dijo el domingo que la policía probablemente investigará si el suceso estuvo vinculado con recientes fugas carcelarias de una pandilla dedicada a robos de joyas llamada Pantera Rosa.
 
Vique dijo que las autoridades estaban estudiando todas las hipótesis y revisando las imágenes captadas por cámaras de video, especialmente las colocadas por las autoridades municipales.
 
Sin embargo aclaró que no hay indicio de que el suceso haya estado vinculado con ningún grupo de crimen organizado.