Archivo

Comercios se frotan las manos con El Buen Fin

06 febrero 2014 6:53 Última actualización 15 noviembre 2013 5:28

[Comercios ven al Buen Fin como su tabla de salvación ante la debilidad del mercado interno. / Cuartoscuro] 


 

Isabel Becerril
 
 

El comercio organizado ha esperado con ansias el arranque del Programa del Buen Fin, porque lo ven como su tabla de salvación, para que sus ventas dejen atrás el estancamiento y empiecen a crecer, pero también presentan temor de que sus expectativas no se cumplan, porque el mercado interno presenta signos muy fuertes de debilidad.
 
 

El propio gobierno ha mostrado preocupación y ha reconocido que con la celebración del Buen Fin se prevé la reactivación del mercado local y la creación de nuevas fuentes de trabajo.
 
 
Como muestra de que la situación en el país no va muy bien están los resultados: las grandes tiendas departamentales y de autoservicio reportaron una caída de 2.1 por ciento en octubre, de acuerdo con cifras de la ANTAD, mientras que al menudeo en agosto cayeron 2.1 por ciento, a tasa anual, según cifras del Inegi.
 
 
Vicente Yáñez Solloa, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), aceptó que "las grandes cadenas comerciales confían en que el Buen Fin 2013 nos ayude más que el de 2012, incluso esperamos superar las ventas de ese año”.
 
 
En 2012, las ventas reportadas por los agremiados de la ANTAD sumaron 25.5 mil millones de pesos en los cuatro días que duró la segunda edición de Buen Fin, que se realizó los días 16, 17,18 y 19 de noviembre.
 
 
La línea de mercancía que tuvo el mayor incremento en la comercialización durante el periodo en que se celebró este programa fue la de mercancías generales (rubro que comprende los electrodomésticos, electrónicos y la línea blanca), con 48.9 por ciento, seguido de ropa y calzado con 27.9 por ciento y 15.1 por ciento en alimentos.
 
 
Yánez Solloa explicó que con el Buen Fin se marca el principio de la temporada navideña que termina después del Día de Reyes Magos.
 
 
En tanto, Raúl Picard del Prado, presidente de la Comisión de Comercio Interior de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), dijo que a la industria se le presenta con estos días del Buen Fin, la oportunidad de sacar los inventarios de diversos productos que no tuvieron movimiento en todo el año, a través de “jugosas” ofertas.
 
 
Aclaró que la participación de las empresas en este programa no es obligatoria; sin embargo, “hay comercios que sí se aprovechan, le exigen a sus proveedores descuentos en sus mercancías para que se luzcan en el Buen Fin”; y esas son las denuncias que se están esperando, además de que es uno de los puntos prohibidos en las normas del programa.
 
 
Pero también hay industrias que aprovechan esta fecha para lanzar algún producto nuevo, ya que “no todas las mercancías que se ofrecen en esta temporada son las que no salieron en todo el año”, señaló Picard.
 
 
Por su parte, Ricardo Navarro Benítez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio de la ciudad de México (Canaco), sostuvo que la participación de los empresarios en el Buen de Fin no es “una camisa de fuerza", ya que "quien participa en éste es porque aspira a que se incrementen sus ventas”. Asimismoo, admitió que mucha de la mercancía que los comercios ofertan en estos días son saldos.
 
 
En ese mismo contexto, dijo que los saldos no deben ser satanizados sólo porque son mercancías fuera de temporada, al contrario, dijo, deben ser vistos con buenos ojos, porque son productos en buen estado, en muchos de los casos de buenas marcas y con descuentos de hasta 50 por ciento de su valor normal.
 
 
Y en tono chusco, señaló que los consumidores empiezan a acostumbrarse a la temporada del Buen Fin, porque compran productos “que ni nos llegamos a imaginar, por ejemplo, en la edición pasada del programa, entre los artículos que presentaron muy buena demanda fueron los colchones”.
 
 
Recordó que en el Buen Fin de 2012 participaron 63 mil 704 establecimientos en la capital y ofrecieron descuentos de 10 a 50 por ciento; entre los giros comerciales y de servicios que estuvieron presentes en esta gran fiesta de descuentos fueron los restauranteros, las tiendas departamentales, telefonía celular, servicios turísticos, agencias de viajes y de hospedaje, instituciones financieras, gimnasios y estéticas, entre otros.
 
 
Jorge Dávila Flores, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), anotó que cada vez se suman más comercios y prestadores de servicios, de diversos giros al programa, como aseguradoras, funerarias, constructoras, inmobiliarias, automotrices, las de viajes de crucero, espectáculos (cines, teatros, museos), las empresas de televisión por cable, las estéticas, gimnasios y restaurantes.
 
 
El año pasado, en el marco del Buen Fin, hubo tortillerías que como promoción dieron medio kilo extra por cada kilogramo comprado, destacó.
 

Para esta tercera edición se ofrecerán ofertas que van de 10 a 80 por ciento y se estima que las ventas serán superiores a 160 mil millones de pesos.