Archivo

Coca-Cola considera discriminatorio impuesto a refrescos

07 febrero 2014 3:41 Última actualización 09 septiembre 2013 15:47

[La Reforma fiscal contempla un impuesto especial de un peso por litro a las bebidas azucaradas / Bloomberg / Archivo] 


 
 
Reuters
 
 
The Coca-Cola Company dijo el lunes que un impuesto especial propuesto en México a las bebidas azucaradas como parte de un paquete económico es discriminatorio e incompatible con una buena política fiscal.
 
 
El presidente Enrique Peña Nieto presentó ayer una propuesta de reforma fiscal que contempla un impuesto especial de un peso por litro a las bebidas azucaradas, como una medida para combatir la obesidad.
 
 
"Un impuesto sobre bebidas no está justificado. La gente consigue calorías de muchos alimentos y fuentes de bebidas, y un impuesto sobre un producto no va a resolver un problema tan complejo como la obesidad", dijo la firma en un comunicado.
 
 
Coca-Cola agregó que los refrescos y otras bebidas endulzadas con azúcar representan sólo entre el 5.5 y el 6.6 por ciento de las calorías promedio en la dieta de los mexicanos, considerados los mayores consumidores per cápita de refrescos en el mundo, según la propuesta de reforma.
 
 
En México, Coca-Cola vende más de 60 marcas de bebidas no alcohólicas, de las cuales 40 por ciento son sin azúcar, bajas en calorías o sin calorías.
 
 
La compañía dijo además que el consenso entre economistas es que los impuestos al consumo, o en particular los dirigidos a los alimentos y bebidas, a menudo afectan a los consumidores pobres y de ingresos medios.
 
 
Los principales embotelladores de la popular marca en México -Coca-Cola FEMSA (KOF) y Arca - declinaron hacer comentarios sobre el tema.
 
 
La propuesta todavía tiene que ser aprobada por el Congreso y promulgada por el Ejecutivo, para entrar en vigor hasta el 2014.
 
 
Refresqueros prevén perder 3 mil 800 mdp por impuesto
 
 
El impuesto de 1 peso por litro a los refrescos y bebidas saborizadas provocará la pérdida de hasta tres mil 800 millones de pesos en ingresos, equivalente a 20 por ciento de los 19 mil millones de pesos del mercado generados por toda la cadena productiva del refresco.
 

“En volumen, el impuesto impactaría entre 15 a 20 por ciento de la venta de bebidas saborizadas y de los 19 mil millones de pesos que genera la industria, la disminución será semejante. Este mercado dejaría de crecer y bajaría”, dijo en entrevista Emilio Herrera, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac).
 

El directivo explicó que el impuesto también aumentaría los precios y tendría un impacto en el empleo.
 
 
“Por ahora no podría dar un número exacto, pero serán miles de mexicanos que tendrían en riesgo su empleo”, agregó.
 

Herrera destacó que el impuesto sólo alcanzaría a reducir 1 por ciento de la ingesta calórica de los mexicanos, por lo cual no tendrá el impacto esperado por el gobierno.
 
 
“Este impuesto a las bebidas saborizadas no ayuda a resolver el problema de la obesidad, pero castiga a las familias más pobres e incrementa el desempleo”, comentó.
 

“Vamos a dialogar con los legisladores para manifestar que no creemos que haya elementos que justifiquen a las bebidas saborizadas”, indicó el directivo.
 

Los asociados a la Anprac generan 540 mil empleos directos y tres millones de empleos indirectos. El sector refresquero tiene una inversión fija bruta de 600 millones de dólares anuales y representa más del 1.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).
 
 
Con información de Miguel Ángel Pallares