Archivo

Clavados: una tradición vigente

06 febrero 2014 7:17 Última actualización 07 noviembre 2013 5:20

[La competencia entre escuelas fortalece el futuro de los clavados en México / Cuartoscuro]


 

Nancy González Gea
 
México no debe preocuparse, en muchos años, por el cambio generacional en los clavados, los cuales tendrán éxito en varios ciclos olímpicos. Así resumió el entrenador Jorge Carreón la realidad de un deporte que se ha convertido en la máxima esperanza de medallas para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016.
 
Carreón forma parte del grupo de técnicos responsables del repunte de esta disciplina, al aumentar el número de jóvenes talentos en desarrollo, los cuales, aseguró, cuentan con las técnicas e instalaciones más avanzadas en el mundo.
 
“Todos los entrenadores nos dedicamos a la investigación, nos actualizamos, estamos atentos a las técnicas y metodologías más avanzadas no sólo en clavados, sino en otros deportes que pueden ayudarnos a mejorar las ejecuciones de los muchachos, como gimnasia artística, gimnasia acrobática, pesas, en fin, todo lo que nos ayude a aumentar los grados de dificultad, que es a lo que se apuesta hoy en esta disciplina”, afirmó el especialista del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento.
Jorge, el pionero

A este grupo pertenece también la entrenadora china Ma Jin, quien trabaja en la capital mexicana, así como Iván Bautista en Guadalajara, Rolando Prieto en Nuevo León, Francisco Rueda y Fabián Mujica en Guanajuato, señalados por Carreón como los líderes de las principales escuelas de clavados, mientras que reconoce adelantos en las academias de Baja California y Veracruz.
 
Son éstos quienes tomaron la estafeta de manos de Jorge Rueda, reconocido como fundador de la primera escuela de clavados en México y único instructor con tres medallistas olímpicos: Carlos Girón, Jesús Mena y Fernando Platas, además de que encumbró a Marijose Alcalá como la primera mujer con presea en un campeonato mundial.
 
En Atenas 2004 hicieron su debut Rommel Pacheco, Paola Espinosa y Laura Sánchez, quienes fueron preparados por el hermano de Rueda, Francisco, mismo que dos meses antes de las competencias fue separado del cargo por acusaciones de estupro por parte de la familia de Sánchez.
Jorge no pudo establecer una buena relación con ellos y el resultado no fue lo esperado.
 
Nueva era
A su regreso, la china Ma Jin tomó a Espinosa y Pacheco bajo su tutela, mientras Sánchez regresó a entrenar con Francisco Rueda, quien se convirtió en su esposo poco después.
 
Ese fue el principio de una nueva era en los clavados.
 
Al mismo tiempo, Iván Bautista desarrollaba clavadistas que hoy son medallistas mundiales y olímpicos a corta edad, como Germán Sánchez e Iván García, de 21 y 20 años de edad, respectivamente, así como Alejandra Orozco, de 16 años.
 
“La clave es aprovechar la motivación de los muchachos. Llegan como infantiles con ganas de comerse el mundo y como guía tiene que encauzar eso, por eso es importante conocer lo más avanzado en la enseñanza de los clavados para que tengan una buena técnica desde el principio y después, subir el grado de dificultad conforme aumenten su fuerza. Ellos ven los resultados y se comprometen más”, señaló Iván Bautista.
 
Carreón es responsable de la formación técnica de Carolina Mendoza, a quien clasificó a los Juegos Olímpicos Londres 2012 con sólo 14 años de edad y hoy entrena con Bautista, así como de Tatiana Ortiz, medallista en los Juegos de Beijing 2008 en clavados sincronizados de 10 metros, junto a Espinosa.
 
Asimismo, rescató la carrera de Yahel Castillo, quien tras su fracaso en Londres bajo la dirección de Jorge Rueda, prefirió entrenar con Carreón desde enero, y su primer fruto fue la presea de bronce en los Campeonatos Mundiales de Natación de Barcelona, en agosto pasado.
 
“No hay envidias, desapareció eso de ‘mi clavadista y el tuyo’. Ahora sí vemos que uno de Jalisco puede tirar sincronizados con otro de la capital, nos coordinamos y trabajamos en equipo”, explicó Bautista.
 
“La lista de clavadistas de alto rendimiento es muy larga. La gran competencia que hay ahora nos obliga a todos a trabajar mejor. Nadie puede descuidarse porque se queda sin lugar en un selectivo. Eso es lo que le dará México más medallas no sólo en Río 2016, sino en varios Juegos (Olímpicos) más”, concluyó Carreón.