Archivo

Cirko de Mente: el arte de hacer posible lo imposible

07 febrero 2014 3:41 Última actualización 13 septiembre 2013 5:14

[El circo contemporáneo tiene una intención artística, sin tanta parafernalia / El Financiero]


 
 
José Sobrevilla
 
 
Cuando de pequeños nos preguntaban qué queríamos ser de grandes, decíamos que policías o bomberos, sin embargo, de niña, allá por los años 80, Andrea Peláez traía una inquietud por la danza y el teatro, pero al estudiar coreografía comprendió que lo que realmente amaba era flotar en el aire, contorsionarse, reír y hacer reír. Por ello, decidió ser cirquera.
 
No obstante, construir su sueño, su vocación, se concretó hasta 2003 cuando, con Leonardo Constantini, creó el Cirko de Mente.
 
--¿Por qué de Mente?, le preguntamos a Andrea
 
--Como todo lo mágico que pasa en la vida, el nombre vino de la lectura de un cuento del poeta, escritor y cuentista mexicano Javier Ledesma, incluido en el libro Fuegos de feria, compilación de cuentos referentes al circo, donde al final señalaba algo así como: ‘en aquella noche, la luna flotaba y esa pequeña y amarillenta carpa brillaba como el circo de los sueños, el circo de mente…’
 
Andrea subraya en entrevista con El Financiero que la poesía que el circo ofrece a las artes escénicas fue otro detonante que la motivó a impulsar este proyecto con el cual, más que buscar hacer circo, intenta la expresión mediante la escena, con recursos multidisciplinarios como el movimiento, el teatro y la música.
 
Explica que esta fusión de las artes circenses con las artes escénicas es lo que caracteriza al circo contemporáneo
 
--Hay quienes relacionan el circo contemporáneo con lo que hace el Cirque du Soleil.
 
--No, el Cirque du Soleil se encuentra más dentro de la industria del entretenimiento; el circo contemporáneo, en cambio, tiene una intención más artística, sin tanta parafernalia, con un discurso estético y una trascendencia a ese nivel.
 
Sin embargo, Andrea admite que debido a que el concepto del circo contemporáneo no es conocido en México, el Cirko de Mente debe trabajar con esas referencias (las del Cirque du Soleil), “pero mediante nuestras propuestas el público comienza a entender que no sólo tratamos de generar una superproducción, sino, básicamente, hablar del ser humano”.
 
 
 
Un experimento postnuclear
 
 
Ejemplo de ello es Arizona, “experimento circense postnuclear” ubicado en el año 3189, cuando después de 50 años de recesión absoluta a causa de la vigésima tercera guerra mundial, el mundo del espectáculo reaparece, pues la  única productora que ha quedado con vida, decide crear el espectáculo más raro y extravagante de la historia.
 
Organiza para ello una poco ortodoxa audición a la que asisten personajes freaks de todo el mundo, quienes formarán parte del primer entretenimiento del último medio siglo.
 
Arizona, obra estrenada en abril, hace una crítica ácida, cómica y punzante. “Presentamos una crítica a la industria del entretenimiento, sobre todo este sistema mediatizante, y tocamos temas como la educación y el poder mediático” dijo a este medio la joven empresaria.
 
De Mente participó con este trabajo en el Festival internacional ‘Siguiente Escena’ de Querétaro, realizado en agosto pasado.
“Para 2014, con este espectáculo (mezcla entre cabaret, artes circenses y ciencia ficción) tendremos temporada en el Teatro del Centro Cultural Helénico” anunció Andrea Peláez, quien recuerda que el próximo mes de diciembre Cirko De Mente cumple su primera década.
 
 
El circo, ya no es como lo pintan
 


 
La visión de Andrea Peláez, egresada de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del INBA, donde también cursó la licenciatura en coreografía, es que el circo, en su afán de divertir a través del asombro, ha perdido de vista la investigación del fenómeno escénico en el cual participan coreógrafos, directores de teatro, diseñadores de vestuario, músicos, escenógrafos y videoartistas, entre muchos profesionales.
 
Por ello, parte importante de la Compañía de Mente, son los cursos y diplomados. “Durante este año comenzamos el segundo diplomado de arte circense en su tercer módulo, de los cuatro que comprende (cada uno dura cuatro meses). Tenemos alumnos de Zacatecas, SLP, Oaxaca, Veracruz, Estado de México, Chihuahua, Sonora…
 
De Mente prepara una generación por año; sin embargo, “tenemos a la vez un programa de extensión académica por la tarde, con talleres abiertos al público en general (niños, jóvenes y adultos) en todas las disciplinas de circo: acrobacia de piso, aérea, malabarismo, equilibrismo, payaso y todas las disciplinas. El diplomado sí es un grupo que pasa por un proceso de selección, y que se mantiene cerrado durante todos los módulos”.
 
Este año, han presentado talleres permanentes como Trapecio de vuelo, Acrobacia excéntrica, Acondicionamiento físico y acrobacia de piso, Acrobacia aérea (telas y aro), Elongación y contorsión, Capoeira acrobática, Malabares (pelotas y clavas) y Acrobacia aérea para niños, entre otros.”
 
También se encuentra la Karpa de Mente, que concebida bajo los conceptos de disciplina, amor, pasión y respeto, funciona como espacio de aprendizaje, creación e investigación de las artes circenses.
 
Participan en ello profesores de amplia experiencia como Vladimir Lissovsky, exprofesor de la Escuela Nacional de Circo de Moscú y miembro del Circo Ruso de Moscú; René Badell, profesor de la Escuela Nacional de Circo de Cuba, y Karina Solís, maestra de danza árabe certificada por la Confederación Interamericana de Profesionales de la Danza, sólo por mencionar alguinos.
 
 
 
Un día en la vida de una “cirquera”
 


 
 
¿Cómo es un día de trabajo en la vida de una profesional como tú?
 
Me cuesta trabajo un día, porque cada día es diferente, responde al vuelo Andrea. “Por ejemplo ahora, al regresar de una gira por Tamaulipas, hacíamos traslado de ciudad en ciudad. La llegada, el montaje de toda la cuestión técnica del espectáculo, ensayos, pruebas y funciones. Luego, desmontar y prepararse para ir a otro lugar.
 
“Como interprete, este lunes comenzamos el montaje de Nao. Trabajaremos el proceso de creación de 9 de la mañana a cuatro de la tarde.
 
“Después de una pausa de dos horas, retomamos a las seis de la tarde y hasta morir. Esto lo vamos a mantener así con el director Rob Tannion, quien estará por acá durante tres semanas y el 27 de septiembre culminaremos este primer proceso”, previo al estreno que será el próximo 1º de noviembre.
 
Otra actividad es ir cada día a la Karpa De Mente, en la coordinación académica tanto del diplomado como los talleres, haciendo trabajo de oficina y planeación en el área de producción y administración, pero también destinando una buena parte de la tarde-noche a mi entrenamiento personal”.
 
“De la gira por Tamaulipas, rescato la posibilidad de acercarnos a un público tan golpeado por la situación de violencia y riesgo que vive el país, con un espectáculo que hace una parodia de las mafias. Fue bien recibido por el público quien al reír creaba conciencia de lo que pasa en sus vidas, todo ello con un disfrute estético. Es cuando uno percibe que tiene sentido el trabajo que hacemos”.
 
¿Están divorciados del circo tradicional que trabaja con animales?
 
Nosotros no utilizamos animales por conciencia ante la situación de crisis ambiental mundial, tráfico de animales, sufrimiento y maltrato a que son sometidos. Aunque no podemos satanizar este espectáculo, porque también hay muchos números de circo con animales que son muestra de real de comunicación con el hombre.
 
“Así como me molesta el maltrato animal en un circo, me molesta el maltrato en un zoológico. Este circo surgió en un contexto histórico, cumplió una función importante, pero en estos días no es algo que nosotros haríamos”.
 
Respecto a los 125 años del Circo Atayde, señaló que “No hay una compañía de teatro o danza que tenga esta antigüedad, sin embargo el circo tradicional sí tiene esta cualidad de mantenerse vigente a lo largo de los años. Ellos siguen existiendo gracias a que la gente sigue asistiendo y maravillándose con los actos que hacen posible lo imposible”.