Archivo

Cinco empleados que ayudaron a Madoff en fraude

07 febrero 2014 3:48 Última actualización 17 octubre 2013 8:50

 [El colapso del negocio de inversión de Bernard Madoff costó a los inversionistas casi 20 mil millones de dólares / Bloomberg / Archivo]  


 
AP

NUEVA YORK.- Cinco exempleados del financiero encarcelado Bernard Madoff se enriquecieron y lo ayudaron a realizar la estafa más grande de la historia apoyándolo para "perpetuar su elaborada ficción", generando millones de páginas de documentos falsos durante tres décadas para engañar a miles de inversionistas, autoridades normativas e instituciones financieras, dijo el miércoles un fiscal a los jurados al inicio del juicio penal.
 
"Esta es la gente que lo ayudó a hacerlo", dijo el fiscal federal adjunto Matthew Schwartz mientras señalaba a cada acusado en el tribunal federal de distrito de Manhattan. "Bernie Madoff necesitó ayuda para engañar a tanta gente durante tanto tiempo... Un fraude de esta envergadura, alcance y duración no pudo ser obra de una sola persona".
 
"Año tras año tras año mintieron por la más sencilla razón, la avaricia", agregó.
 
Los alegatos ocurrieron al principio de un juicio que se espera que dure cinco meses e incluya el testimonio de Frank DiPascali, entonces jefe de finanzas de Madoff y principal testigo del gobierno, y de otras cinco personas que se declararon culpables y aceptaron cooperar con las autoridades. Se espera que los abogados defensores hagan sus alegatos el jueves.
 
Todos los acusados —Annette Bongiorno, secretaria de Madoff durante mucho tiempo; Daniel Bonventre, su director de operaciones de inversión; JoAnn Crupi, gerente de cuentas, y los programadores Jerome O'Hara y George Pérez— se declararon inocentes, asegurando que Madoff los llevó por el mal camino.
 
Es el primer juicio resultante del colapso en 2008 del negocio de inversión privada de Madoff, que costó a los inversionistas casi 20 mil millones de dólares. Un interventor designado por el tribunal ha recuperado gran parte del dinero, obligando a los clientes que recibieron grandes cantidades de Madoff a devolverlo. Cuando se reveló el fraude, Madoff admitió que de los aproximadamente 68 mil millones de dólares que afirmó que existían en las cuentas, sólo había cerca de 300 millones.
 
Schwartz describió a los acusados como "participantes necesarios" en el fraude de Madoff, diciendo que Bongiorno, contratada en 1968, y Crupi, contratada en 1983, usaron viejas tablas de acciones para crear estados de cuenta y otros registros falsos, "millones de páginas de mentiras", que mantuvieron a raya a la Comisión de Valores y Bolsa (SEC).
 
También se recompensaron ellos mismos con docenas de millones de dólares en salarios y bonificaciones de un "fondos para usos ilícitos" de dinero robado, incluyendo 2.5 millones de dólares para una casa en la playa de Crupi, mientras el fraude se venía abajo, indicó.
 
"Estos cinco acusados, de varias maneras, ayudaron a hacer realidad la elaborada ficción de Madoff de invertir dinero de los clientes en acciones y bonos que en realidad simplemente no existían", añadió Schwartz.
 
Dijo que O'Hara y Pérez desarrollaron un programa que generaba "información de la nada" y ayudaron a engañar a las autoridades normativas del gobierno. En 2006, cuando ambos dijeron a Madoff que estaban cansados de mentir, los mantuvo callados pagándoles, en parte con diamantes, para que no hubiera manera de rastrear el dinero, dijo.
 
Bonventre estaba a cargo de mantener tres libros de contabilidad distintos, "cada uno creado para engañar a cualquiera que lo revisara", agregó.
 
Schwartz señaló que sería imposible engañar a miles de inversionistas sin ayuda, como aseveró Madoff cuando se declaró culpable en 2009 de los cargos de fraude.
 
Madoff, de 75 años, está cumpliendo una sentencia de 150 años de cárcel en una prisión federal de Carolina del Norte.